Por @Wicho — 25 de Octubre de 2014

Pop Quiz ClockPor si alguien pensaba que el panorama general no era suficientemente chungo, llega el temido y siempre inevitable cambio al horario de invierno: el momento más triste y deprimente del año – al menos según opina un montón de gente con la que lo he comentado. A partir de ahora y hasta el solsticio de invierno (este año el 21 de diciembre) las tardes se hacen más cortas y las noches casi interminablemente más largas.

Pues nada, ya está aquí una vez más el cambio al horario de invierno, con lo que a las 3:00 de la madrugada del domingo 26 la hora oficial volverá a ser las 2:00.

Esto aproxima más el horario oficial al horario solar, aunque lo que hacemos en realidad con este cambio es abandonar el horario de verano, que se supone que entre marzo y octubre permite un menor consumo energético porque las horas de actividad de la gente se aproximan más a las de luz solar.

Claro que todo esto es bastante discutible, en especial para los que vivimos en regiones en las que el horario oficial ya difiere considerablemente del solar, y de hecho hay quien dice que el horario de verano podría aumentar el consumo de energía.

Lo curioso es que en la mayor parte del mundo ya no se emplea, o incluso nunca se empleó, el horario de verano, con lo que se ahorran estos dos cambios de hora al año.

Aplicación del horario de verano en el mundo
Aplicación del horario de verano en el mundo: en azul, los países que lo emplean; en naranja los que ya no lo usan; en rojo los que nunca lo usaron

En definitiva, esta noche podremos dormir una hora más, pero a costa de andar unos días un poco zombie, en especial en el caso de los niños y sus padres y de las personas mayores, de tener que cambiar de hora unos cuantos relojes, y de que las noches se hagan casi insoportablemente largas y oscuras.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear