Por Nacho Palou — 4 de Marzo de 2013

Utilizando volantes de reacción en sus caras este cubo de 15 cm de lado puede mantenerse en equilibrio sobre cualquiera de sus vértices e incluso, en teoría, podría saltar y caer controladamente.

Los motores de las ruedas de reacción se mueven para mantener el cubo en constante equilibrio y contrarrestrar fuerzas externas que puedan desequilibrarlo. Según sus creadores del Instituto Tecnológico de Zúrich (ETH) combinando las virtudes de equilibrio, salto y caida controlada en teoría el cubo podría llegar a desplazarse por sí mismo.

Cubli, building cubes that can jump up and balance.

Otro artilugio simular, también del ETH, es The Balancing Cube,

¿Cómo funciona? Cada uno de los módulos situados en los laterales que se encargan de equilibrar la estructura es una unidad autónoma con batería, sensores, un ordenador y un motor que articula cada módulo como un péndulo. El movimiento del módulo se determina según los datos recogidos por los sensores de éste y también según los datos que proporcionan los otros módulos, para así calcular cuál es la orientación de la estructura. Se trata de un ejemplo de sistema distribuido en el que cada módulo tiene su propio ordenador y hace sus propios cálculos pero que actúan en conjunto como un solo sistema para que la estrcutura se mantenga en equilibrio.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear