Por @Alvy — 3 de Noviembre de 2015

Foto: Luce (CC) Stefano Bussolon @ Flickr

Como parte del proyecto Our World In Data Max Roser sintetizó en una presentación muy interesante titulada Lifting the World out of Poverty un montón de datos sobre el mundo en que vivimos. Combinando datos de distintas épocas relativos a salarios y coste de las tecnologías de uso común en la vida calculó uno muy especial: cuánto tiempo era necesario trabajar en cada época para permitirse leer un libro.

El cálculo se basa en el coste de las formas de iluminación de cada época, tomando como base una bombilla de 80 vatios durante una hora.

De esta forma el coste en 1800 de leer un libro era equivalente a los ingresos por 5,4 horas de trabajo de una persona promedio; eso es lo que le costaba comprar las velas de la época. En 1880, ya con lámparas de keroseno, se redujo a 13 minutos de trabajo. En 1960 con las bombillas de filamento tan solo se gastaba el equivalente a 3,6 segundos, lo cual bajó a 4 décimas de segundo en los años 90 con los tubos fluorescentes.

Hoy en día podemos leer un libro con lo que ganamos en una décima de segundo: todo un avance para el desarrollo de la civilización.

{Foto: Luce (CC) Stefano Bussolon @ Flickr}

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear