Por @Alvy — 28 de Marzo de 2012

Hombrelobo vuelve a ponernos los dientes largos con sus viajes, en esta ocasión subiéndose a la Singapore Flyer, la noria más grande del mundo, instalada en Singapur. Tiene 165 metros de altura, que equivalen a un edificio de 42 pisos, donde 28 cápsulas dar una vuelta cada 30 minutos más o menos.

Debió de ser un poco frustrante para los diseñadores e ingenieros que la construyeron que los gañanes del Feng Shui «aconsejaran» cambiar su sentido de rotación al poco de inaugurarla, algo a lo que accedieron los propietarios (!) Al menos estaba diseñada para girar en ambos sentidos y funcionó sin problemas.

A partir del minuto 02:50 hay un bonus no menos espectacular: cientos de gigantescos barcos esperando entrar en el puerto de la ciudad, en una escena casi, casi de ciencia-ficción.

Compartir en Facebook  Tuitear