Por @Alvy — 10 de Enero de 2012

En una demostración de poderío arquitectónico, un empresa constructora china llamada Broad Group, especializada en estructuras medioambientalmente sostenibles construyó este hotel-rascacielos de 30 plantas en 360 horas, batiendo su propio récord del año pasado, cuando construyeron otro de 15 plantas en una semana.

En el vídeo hay más detalles sobre el «cómo se hizo»: es a prueba de terremotos de magnitud 9, y tal y como puede verse se emplean unas enormes estructuras prefabricadas que hacen innecesario (o eso parece) el hormigón convencional. Al final obtienes un edificio construido con gran precisión, en menos tiempo y en cuyo montaje y fabricación se han generado menos residuos.

Compartir en Facebook  Tuitear