Por Nacho Palou — 24 de Noviembre de 2016

No es para un día como hoy, pero aquí queda un método efectivo para enfriar rápidamente un refresco o una bebida, en cuestión de segundos.

El método consiste en sumergir el refresco en una recipiente con hielo y agua, el procedimiento habitual y más que conocido. Pero en lugar de sentarse y esperar media hora a que la física haga su trabajo y enfríe el contenido de la lata, el proceso explicado en Sub zero any drink in 60 seconds with this gadget fuerza el método clásico para que el proceso sea más rápido: haciendo girar a lata se consigue que todo el líquido del interior en algún momento entre en contacto con la superficie de la lata, que está en contacto con el agua y con el hielo.

Así que en lugar de esperar a que el calor vaya abandonando el líquido poco a poco se acelera un proceso de unos 30 minutos, reduciéndolo a sólo 60 segundos.

El «centrifugador» de bebidas para hacer girar la botella o la lata de refresco se puede construir con materiales domésticos, tal y como se explica en el post. Incluso existe un accesorio específico para esto — que por otro lado demuestra que no se rebaja a temperaturas “sub zero”, pero sí que el método funciona.

Y lo importante del asunto: «No, la bebida (sea cerveza o refresco) no saldrá disparada al abrir la lata o el botellín porque en el proceso de enfriamiento el líquido no se ha agitado, sino que se ha removido.»

Actualizado: el Cooper Cooler hace uso del mismo principio para enfriar las bebidas en poco minutos (entre 1 y 6 minutos dependiendo de la temperatura deseada.) ¡Gracias José Luis!

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear