Por @Alvy — 23 de Agosto de 2013

Meals Per Hour (Comidas por hora) es un minidocumental que narra una historia muy humana y en el que se puede ver la diferencia que pueden llegar a marcar pequeños cambios en un proceso logístico, produciendo grandes resultados.

Tras la devastación que dejó a su paso el huracán Sandy en 2012 en el Caribe y la costa Este de los Estados Unidos muchas ciudades –incluida Nueva York– quedaron en una situación muy crítica. Las zonas más pobladas, pudientes y con centros de negocios recibieron rápidamente la ayuda y comenzaron la reconstrucción, pero en otros lugares no tuvieron tanta suerte.

Gracias a la iniciativa individual y desinteresada de mucha gente que dedicó sus esfuerzos a ayudar en una situación tan difícil se pudo avanzar poco a poco en la recuperación gracias al reparto de materiales de construcción e incluso comidas. El vídeo es la historia de un transportista voluntario llamado George que dedicó su tiempo a repartir cajas con comida, llevándola de un almacén hasta diversos barrios de las zonas afectadas.

El problema es que su método, aunque funcionaba, no era precisamente eficiente. Así que la gente de Toyota apareció un día por allí para ver el trabajo y unos expertos en optimización de procesos y logística dedicaron ocho semanas a analizar la forma de trabajo de George para intentar mejorarla.

La primera mejora fue eliminar el material de relleno de las cajas, que en su caso resultaba innecesario: requería tiempo, generaba residuos pero sobre todo reducía la capacidad de las cajas (básicamente al hacerlo se evita transportar aire). Si los objetos de una caja se colocaban adecuadamente era fácil llenarla de modo que apenas se moviera nada en su interior; incluso eran más cómodas.

Otro proceso mejorado en el almacén principal en el que se embalaban las cajas fue la creación de un flujo en forma de cadena de montaje: cambiando la posición de una mesa y el lugar donde se situaban los palés los voluntarios tenían que caminar mucho menos y todo quedaba más «a mano». Cronómetro en mano pudo verse cómo el tiempo de preparación paso de 3 minutos por caja a 11 segundos por caja, prácticamente 16 veces más rápido.

Otras mejoras menores pero no por ello más importantes incluyeron una rampa para bajar las cajas del camión, lo que proporcionaba un método más rápido y eficiente. El resultado fue que el tiempo original en la ruta de distribución se redujo a 3 a 1,2 horas. También confirmó la teoría de que en un proceso de este tipo cualquier optimización en cualquier paso intermedio suele mejorar también el tiempo total necesario para completar el proceso.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear