Por @Alvy — 9 de Agosto de 2016

Arquímedes no lo hubiera explicado mejor: Bolsas de plástico con autocierre. Barreño con agua. Sumergir. Esperar a que el agua empuje el aire hacia arriba. Cerrar la bolsa. Fin. Un vacío casi perfecto.

Gran solución de baja tecnología de J. Kenji López-Alt.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear