Por Nacho Palou — 24 de Enero de 2013


(Con subtítulos en español)

El título de esta anotación es la máxima del grupo de especialistas y entusiastas que forman el grupo Copenhagen Suborbitals que se dedica a construir cohetes. Un trabajo -y unos logros- documentados en el emocionante reportaje Espacio exterior en código abierto de Motherboard.

Copenhagen Suborbitals tiene un objetivo muy claro: poner a un hombre en el espacio.

Puede sonar ambicioso y lo es. Tanto que de conseguirlo en los próximos años colocaría a Dinamarca el cuarto (contando a China) en la cortísima lista de países que han lanzado al espacio un cohete tripulado.

Pero todo está planteado desde una escala y desde una perspectiva muy realistas, sin obsesionarse: cuentan con muy poco presupuesto y muy pocos medios técnicos y tecnológicos, y aún así han conseguido desarrollar varios motores de cohete que funcionan "básicamente del mismo modo que los motores de los Saturno que llevaron al hombre a la luna", salvando la diferencia de escala,

Todas las partes de este motor, las válvulas, el actuador, las tuercas y los pernos, los tubos y las tuberías y lo demás son productos de la industria moderna y están disponibles en el mercado. Si no estuviesen en este motor estos componentes estarían en el sistema de calefacción de una casa [...] son cosas completamente normales que simplemente hemos juntado y convertido en el motor de un cohete.

Copenhagen Suborbitals recientemente obtuvo a través de Indiegogo fondos para construir su cápsula Tycho Deep Space II.

Sois bienvenidos a venir con una cinta métrica y una cámara y hacer fotos, o descargar todas las imágenes y bocetos de nuestro blog y copiar el trabajo. O basaros en el nuestro para empezar el vuestro. Básicamente cualquiera puede hacer esto si quiere.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees Telefónica aplica curas paliativas al juguete roto de Pau Garcia Milà La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible