Por @Alvy — 14 de Enero de 2014

Las tres cosas que aprendí que repiten insistentemente todos los instaladores de fibra óptica de Movistar cuando vienen a casa o a tu oficina a instalarte las conexiones de 100 Mbps:

  1. «Por wifi no pruebes la velocidad que va muy lento». Completamente cierto: con un cable Ethernet los 100 Mbps van a toda mecha, pero por wifi la velocidad no es tan espectacular – incluso con ordenadores potentes.
  2. «El cable de fibra ni lo toques que se quiebra y es un lío arregarlo». Por suerte suele ser un cable muy corto que va de un adaptador a otro en la pared, donde no hay que meter la zarpa.
  3. «Cuando te llamen de atención al cliente para preguntarte si hemos hecho bien la instalación danos una nota de 9 o 10, porque de lo contrario igual no nos llaman para trabajar de nuevo». Así de duras están las cosas en el mundo de la subcontratación – y no solo en esa empresa.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear