Por @Wicho — 23 de Marzo de 2013

Tal y como todos los que sabían un poco del tema auguraban la Ley Sinde ha resultado ser un fracaso, lo que no quita para que nunca debiera haber sido aprobada.

Así que ahora el gobierno de España, presionado básicamente por la industria audiovisual estadounidense, vuelve a la carga con una reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, reforma que nadie duda que sea necesaria para poner esta al día, pero desde luego no en la forma de la que se conoce como Ley Lassalle, que le parece una barbaridad a casi todo el mundo.

Aquí van unos enlaces y tuits para que puedas ver de qué se trata:

  • Para empezar, el anteproyecto de ley en cuestión propiamente dicho, por aquello de ir a las fuentes [PDF 256 KB].
  • Las medidas controvertidas de la «ley Lassalle» de propiedad intelectual y #LeyLassalle, la distopía de los necios, un par de análisis de todo lo que tiene de chungo el texto aprobado por el consejo de ministros.
  • Ley Lassalle: SS, como la siniestra Sección Segunda, de dónde viene todo esto, a quién interesa, y por qué.
  • Los huevos de pascua escondidos en la Ley Lassalle, acerca de algo que el gobierno quiere colar de rondón, un canon a las universidades que le da a CEDRO el derecho a cobrar por obras de autores que no representa e incluso por obras que están en el dominio público, algo que de como dice Javier de la Cueva expropia el procomún, lo que es de todos y no es de nadie, cuya gestión se entrega a una asociación privada.
  • Y ojo, que además El Gobierno prepara un canon para que Google pague a los diarios por utilizar sus noticias, aunque el buscador se las haya apañado para librarse por ofrecer enlaces.
  • El que esta ley no se haya consensuado con nadie –salvo con el amigo americano, es de suponer– ha tenido además la consecuencia de que no sólo las agencias de publicidad, que tendrían que actuar prácticamente como policías, se opongan a ella, sino que incluso las entidades de gestión de derechos de autor también lo hacen, aunque obviamente por sus propios motivos.
  • La identificación por la IP y la reforma de la LPI, un análisis de cómo ahora se podrá identificar la IP de un usuario por infracciones de propiedad intelectual cuando antes sólo se podía hacer en casos de delitos graves, lo que es un primer paso en la dirección de acabar yendo a por los usuarios, por mucho que nieguen que esa sea la intención.
  • Como dijo Rodolfo Carpintier cuando le preguntaron por esta ley, «defender una industria que no sabe defenderse sola no sirve de nada», y además los efectos pueden ser nefastos y tener efectos colaterales no previstos

Todo esto dará mucho de que hablar y leer en las próximas semanas, aunque dada la mayoría absoluta de la que disfruta el PP es poco probable –por no decir imposible– que se cambie ni una coma del texto propuesto a menos que así lo desee la industria audiovisual estadounidense, por mucho que sea a costa de nuestras libertades y derechos.

Desde hace algún tiempo tengo una lista en Twitter en la que sigo a abogados que tratan temas de tecnología, propiedad intelectual y similares, y preveo que echará humo, así que me permito recomendarla si te interesa seguir este tema.

Y debería.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear