Por @Alvy — 16 de Junio de 2011

Podría parecer la línea de producción de los T-1000, pero en vez de fabricar poli-aleaciones nanomófricas miméticas en realidad se trata de una máquina deshuesadora de pollos: los bichos entran a granel y los robots realizan los cortes adecuados para extraer los huesos de las aves y dejarlos perfectamente listos para su consumo.

En el proceso intervienen además de un montón de mecanismos y cables algunas cámaras de vídeo para realizar los cortes con máxima precisión. Su precio es de unos 375.000 euros(*) y dicen sus creadores que «se está vendiendo muy bien fuera de Japón».

(*) El mecanismo para cortar y separar las alitas es un «extra» opcional.

(Vía Akihabara News.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones