Logo Lainformacion.com
< Tipografía para principiantes
En Microsiervos, hace un año, dos, tres… >

Iker Jiménez y el accidente de Los Rodeos

Parece que Iker Jiménez y su equipo de «himbestigación» de lo paranormal de la nave del misterio han vuelto a meter la pata -o a jugar con la buena fe de su audiencia- una vez más, en este caso hablando del accidente en el aeropuerto de Los Rodeos de 1977.

El caso es que en su empeño de buscarle tres pies al gato y convertir lo que está más que comprobado que no es más que una serie de desafortunadas coincidencias y errores humanos en algo de origen misterioso en la emisión de Cuarto Milenio del pasado 6 de mayo, aparte de contar las consabidas historias de fantasmas vagando por la pista del aeropuerto y todas esas cosas que se suelen contar de lugares en los que ha ocurrido algún desastre con muchos muertos, Fernando Herández de Esencia de Medianoche contó como días antes del susodicho accidente se hizo un experimento parapsicológico en la universidad de Duke, en los Estados Unidos, en el que se pidió a unos estudiantes que adivinaran cuales iban a ser los titulares de la primera página de cierto periódico una semana después.

Esas previsiones de los estudiantes se guardaron en una caja fuerte para que nadie pudiera manipularlas, y para sorpresa de todo el mundo resultó que al abrirla se comprobó que el estudiante Lee Fried había predicho que iba a haber 583 muertos en la colisión de dos Boeing 747, lo que según Hernández era una prueba de que Fried había predicho el accidente de Los Rodeos.

Tras echar un vistazo al programa a Luis Alfonso Gámez la historia le olió a chamusquina, así que tal y como cuenta en Iker Jiménez presenta una leyenda urbana sobre el accidente de Los Rodeos como si fuera hecho real se puso a investigarla y tras comprobar que en Google sólo salen siete referencias a este supuesto experimento hizo algo totalmente impensable -al menos para Jiménez y sus colaboradores- y envió un correo electrónico a la universidad de Duke preguntándoles por el tema, de dónde le contestaron esto:

Buenos días, Luis,

Lo mejor que puedo decirte es que es una leyenda urbana. Se lo he comentado a los compañeros del archivo de la universidad y ellos habían oído hablar de una historia parecida antes (aunque de 1977, no 1997, como tú indicabas), pero no hay registros que demuestren que sucediera algo así.

Espero que esto te sirva de ayuda.

Saludos,

Kelly Gillmer
Especialista en Comunicación
Universidad de Duke
Gabinete del presidente
Gabinete de prensa y comunicación

Vamos, que el tema del experimento este ha sido tan bien «himbestigado» como en su momento lo fue el de Ivan Istochnikov, el cosmonauta fantasma.