Por @Alvy — 27 de Marzo de 2009

Extraña historia esta que cuenta Bild: al parecer la policía alemana se pasó dos años persiguiendo a un «asesino en serie» cuyas muestras de ADN aparecían en 39 escenas del crimen diferentes y aparentemente no relacionadas.

Finalmente los cientos de especialistas de seis comités diferentes se dieron cuenta de que estaban persiguiendo a un asesino fantasma: las muestras pertenecían a una trabajadora de la empresa que empaqueta los bastoncillos de algodón que se emplean para recoger las muestras de ADN. Curioso final para la historia.

(Víadn: Neatorama.)

Compartir en Facebook  Tuitear