Logo Lainformacion.com
< Buena excusa
Cohete para sembrar muerte y destrucción >

Pruebas de paternidad de ADN desde casa (un poco en plan Gattaca)

En España rondan los 350-400 euros y se pueden encargar por Internet y enviar por correo. Resulta que oí en la radio que las pruebas de paternidad de ADN son cada vez más populares, desde hace tiempo también «por Internet» (lo cual sonaba un poco a WTF!?) pero echando un vistazo en Google y por la cantidad de anuncios que aparecen se puede comprobar que así es.

Al parecer los laboratorios envían a a los clientes un «kit casero de recolección de ADN», que sirve para tomar muestras de dos o más «participantes» (padres e hijos normalmente, aunque también se pueden pedir tests de paternidad sobre abuelos, hermanos, primos, tíos y demás) y luego se llevan en persona o se envían por mensajero/correo para analizar. La parte técnica del asunto funciona así:

Prueba de paternidad: qué es y cómo se hace – Ciertas regiones del ADN humano presentan variación entre la gente. Cada una de éstas regiones posee dos tipos genéticos llamados alelos, uno es heredado del padre y otro de la madre. La prueba de ADN consiste en comparar varias de éstas regiones en el ADN del niño y del supuesto padre (…) La exactitud de la prueba depende del número de regiones (o marcadores) que se analizan. Algunos métodos comparan 6 u 8 marcadores. Esto da un resultado relativamente confiable. Sin embargo, las pruebas más concluyentes emplean hasta 16 de estos marcadores. Esta prueba de paternidad es considerada la más eficaz.

Por lo visto se tienen resultados en una semana, de forma totalmente discreta y privada, y los laboratorios garantizan un 99,9% de fiabilidad. Leyendo acerca de esto en Estados Unidos (también hay algunos FAQ sobre pruebas de ADN en español en las webs de las empresas en cuestión) resulta que allí los precios son unos 200 euros y los plazos de dos o tres días, por si alguien tiene prisa.

Seguro que pronto se podrá hacer en las farmacias o las tiendas del todo a un euro, con resultados por SMS. Me recordó al futuro sombrío (bueno, depende cómo se mire) de Gattaca, donde las pruebas genéticas se las hacían unos a otros al instante en el mercado negro, donde recibían toda la información acerca de cada gen, el carácter de la persona, su perfil psicológico y sus potenciales futuras enfermedades. ¿Llegaremos a verlo? Parece que nos dirigimos hacie ese camino de forma inexorable.