Por Nacho Palou — 1 de Marzo de 2013

Más allá de la impresión 3D, la impresión 4D.

La idea es imprimir objetos 3D que pueden cambiar de forma después de haberlos impreso, haciendo que se adaptanten [al entorno o a las condiciones]. El hecho de imprimir un objeto ya no es el el punto final en el proceso de creación, sino simplemente un punto más en su ruta. Se diseña, se imprime y evoluciona, es como dotar de inteligencia natural a los materiales.

Un paso más allá: imprimir un conjunto de objetos 3D y que ellos solos se ensamblen para dar lugar a otros objetos o a un objeto más complejo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear