Por Nacho Palou — 26 de Abril de 2015

Airsick-Bag-Stefan-Krasowski

En Fast Co., The Self-Driving Car Revolution's Unintended Consequence: Lots Of Puking Passengers,

Según este informe, entre el 6 y el 10 por ciento de los adultos padecerán cinetosis —con náuseas, mareos, vómitos y demás a bordo de un coche autónomo, de forma habitual o permanente. Además, del 6 a 12 por ciento adicional padecerán ocasionalmente mareos moderados a bordo de un coche autónomo.

La cinetosis es el trastorno causado por el movimiento debido a causas externas, como montar en coche o en barco o en atracciones de feria. Va acompañado por la sensación de mareo, de pérdida de equilibrio, náuseas y hasta vómitos. En los vehículos suelen sufrirlo los pasajeros y rara vez el conductor ya que éste va viendo la carretera y es capaz de anticipar los movimientos que van a suceder.

Según el informe de la Universidad de Michigan la frecuencia y la severidad del mareo a causa del movimiento depende mucho de qué actividad se realice durante el viaje: leer o escribir tienden a causar mayor mareo; también lo produce ver la tele. En el extremo opuesto dormir es la actividad que más reduce e incluso anula el mareo por movimiento, así que nada será más conveniente que un coche autónomo con cervezas y camas.

Es verdad que si hay menos viajeros conduciendo –porque el coche conduce por sí mismo— significa que hay más viajeros haciendo otras actividades en el coche, aumentando la posibilidad de sufrir mareos. Sin embargo el asunto suena un poco exagerado. Casi nunca he visto a nadie mareado en un coche, en un tren o en un avión —los aviones se mueven lo suyo y tampoco he visto a nadie utilizar la bolsa para vómitos, siquiera estar mareado de forma evidente durante un vuelo.

Pero ahí queda el estudio del Transportation Research Institute que incluye propuestas para reducir la frecuencia y severidad de la cinetosis en los vehículos autónomos. Mi propuesta es que me dejen conducir a mí, eso que en el futuro estará prohibido.

Fotografía (cc) Stefan Krasowski

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear