Por @Alvy — 28 de Mayo de 2020

En este programa de la televisión finlandesa un científico loco llamado Janne propuso hacer una prueba «bastante estúpida, pero interesante»: ver cuánto podrían cargar las baterías de un coche eléctrico 9 ciclistas pedaleando con todas sus fuerzas durante 20 minutos. El coche elegido fue un Tesla Model X, que tiene una capacidad de 70 kWh y una autonomía de unos 354 km. Haciendo bueno el dicho de que «la cencia no se ace sola ahi que acerla», allá que se presentó todo un elenco de ciclistas para ayudar.

El resultado es en cierto modo un tanto decepcionante: a los 9 minutos y medio habían aumentado en tan solo 1 km la autonomía del vehículo; cuando completaron los 20 minutos la habían ampliado 2 km, y ya. En el vídeo se ve cómo estando a media carga el Tesla pasa de tener 181 km a tener 183 km de autonomía.

El cálculo de servilleta lo hace uno de los comentaristas: un ciclista profesional puede generar entre 150 y 200 W pedaleando, que multiplicado por 9 son unos 1,35‑1,80 kWh que en 20 minutos se quedan en 0,45‑0,60 kWh. Como el consumo del Tesla son unos 20 kWh eso da para recorrer unos 2,25‑3,00 km. Quitándole un pequeño porcentaje por pérdidas y teniendo en cuenta el redondeo todo el «invento» da para más o menos lo que se ve en el vídeo: 2 km.

La eficiencia del asunto/concepto es sorprendentemente baja, pero así son las cosas. En esos 20 minutos los ciclistas podrían haber recorrido 10 ó 15 km sin problema en carretera, por no mencionar el hecho de que son nueve personas, una cantidad de gente difícil de meter en un coche de 4/5 plazas. En fin, experimento raro pero interesante.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 23 de Enero de 2020

Esta recreación de los 3,337 km del circuito del Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 en una versión «no está a escala» pero bastante fiel y, sobre todo, bonita y resultona. Tiene una gigantesca imagen de las montañas y edificios de fondo, las rocas que dan al mar y todo tipo de barreras, árboles y otros detalles.

El circuito incluye pistas con «cambios de carril» alternativos para los coches, el famoso túnel del hotel Loews, la curva del Casino, la línea de llegada/meta y también comisarios de carrera con banderas en distintas ubicaciones. El efecto tridimensional es muy interesante y aunque las proporciones no sean las mismas del original, dan para una estupenda carrera.

Aunque el circuito recuerda poderosamente a los clásicos Scalextric se trata en realidad de un producto de Sillage Racing, que según cuentan se dedican a esto desde 2002. Los modelos no son baratos, empero: los precios parten a partir de los 250 euros por metro lineal para los kits hasta los 400€/ml para los que vienen ya montados, en versiones tanto digitales como analógicas, a gusto de los clientes.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 12 de Enero de 2020

Si los cálculos son correctos, cuando esta belleza empiece a hacer cálculos matemáticos vas a sentir algo acojonante.

– parafraseando a «Doc» Emmett Brown

El equipo de ingenieros de Stanford han mejorado los algoritmos de conducción autónoma de MARTY, el DeLorean auto hace trompos con estilo para completar una gimkana que han llamado, cariñosamente, MARTYkhana. El resultado es bastante espectacular, como puede verse en el vídeo.

La pista tiene un kilómetro de «obstáculos», que curiosamente el DeLorean no necesita ver con cámaras, porque únicamente utiliza un GPS de precisión. Los zig-zags y trompos son aun así tan precisos como preciosos, y de hecho cuentan que funcionó perfectamente «al primer intento».

El entrenamiento consiste en realizar maniobras con el coche en recorridos similares, anotando con sus sensores las posiciones exactas y los resultados. Luego el coche básicamente «apunta hacia donde quiere ir» y calcula con qué intensidad debería mover acelerador, freno y volante. Esta técnica resulta «evasiva y predictiva» parece funcionar muy bien. También han publicado un vídeo con el Cómo se hizo la MARTYkhana.

En el fondo han tenido que convertir en cálculos matemáticos muchos ejemplos de «conducción extrema», pero el resultado permite controlar el vehículo en situaciones comprometidas. La MARTYkhana es una simple «demostración de poderío» pero también podría tener su aplicación en el MundoReal™.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 15 de Noviembre de 2019

La «Volkspod» es una minimoto construida con piezas de un escarabajo Volkswagen / Designboom

La Volkspod de Brent Walter es una minimoto a la que se han adaptado los guardabarros de un escarabajo Volkswagen de desguace para darle un toque original. El resultado es realmente curioso, con curvas suaves bajo las cuales hay un motor también Volskwagen en dos versiones: 77cc y 212cc.

Aparte de su divertido aspecto hay otros detalles curiosos, como el sonido característico del motor, que son iguales que los del coche, así como los colores pastel de los modelos originales de Volkswagen. El manillar parece el de una bicicleta y bajo la chapa metálica hay un cuadro de minimoto con ruedas anchas con aspecto de ser bastante resistente.

No está muy claro si su creador las venderá, pero en cuanto se han dejado ver por Internet parece que ya le han salido compradores.

(Vía Designboom.)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear