Por @Alvy — 13 de Marzo de 2019

Este invento quedó finalista en el concurso de tecnología InVenture 2019 que organiza la Universidad de Georgia Tech. Se llama HANDLD y básicamente es una cámara y sensores instalados en las bicicletas que circulan por calles y carreteras. Si un vehículo como un coche o un camión invade la «zona de seguridad» que según la normativa protege a los ciclistas, la infracción queda grabada en forma de vídeo y fotos. En Estados Unidos este «margen de seguridad» es de 3 pies (90 cm) mientras que en España es de 1,5 metros.

Para desarrollarlo sus inventores cuentan que analizaron miles de accidentes, el contexto de la situación y entrevistaron a cientos de ciclistas. Lo que normalmente sucede es que los coches se pegan demasiado a los ciclistas y luego los adelantan sin respetar esa distancia de seguridad (el 90 por ciento se quejaba de esto). En caso de infracción flagrante, los ciclistas tienen un método automático que guarda la posición GPS, la fecha y hora del incidente y el vídeo/fotos con la matrícula para que la policía pueda tomar medidas. Con la app se puede revisar lo sucedido y decidir con un clic si informar del incidente o no. Supuestamente al hacerlo con mayor facilidad se concienciaría a los conductores de que no cumplir esa norma puede salir muy caro.

Al mismo también también permite a las autoridades crear una especie de mapa de «puntos negros» donde este tipo de infracciones sean más comunes, por ejemplo para poder tomar medidas al respecto: planificar carriles bici separados, ampliar las calzadas o poner más vigilancia si por alguna razón hay una concentración de incidentes en ciertas zonas.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 11 de Marzo de 2019

Road Office / Steven Johnson

Me crucé con la curiosa sección de Steven Johnson dedicada a inventos fallidos, artilugios a medio camino entre el «¡Oh, qué ingenioso! ¿Por qué no se le habrá ocurrido a alguien antes?» y el «¿¡Pero cómo narices va a funcionar ese trasto!?»

La mayoría son bastante desastrosos: está el descapotable con piscina, las gafas de primeros auxilios o la oficina con ruedas… Pero, bueno, supongo que se trata de experimentar un poco y sobre todo de echarse unas risas. Muchos tienen que ver con coches, pero también hay gadgets y otras ideas rarunas.

Johnson tiene una sección en el blog Core77, Patent Depending, y ya lleva publicados más de un centenar de estos inventos. Debe ser aquello de la perseverancia del inventor, que le dicen.

Otros inventos locos relacionados que alguna vez hemos comentado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 3 de Marzo de 2019

La complejidad del cableado de un coche: Seat Ateca SUV

En Green Car Congress tienen una estupenda foto que muestra el cableado de un Seat Ateca y algunas cifras sobre la complejidad de su cableado eléctrico:

  • 1.350 cables distintos, de los cuales…
  • 200 cables están en el panel de instrumentos
  • Un total de 2,2 km de cable…
  • de entre 1 mm y 1 cm de diámetro
  • 100 sensores instalados en…
  • 30 circuitos diferentes

Todo esto diseñado por un equipo de 20 ingenieros a lo largo de 3 años de trabajo. No es una lanzadera espacial pero impresiona.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 30 de Enero de 2019

La idea tras Robomart es fácil de entender: si quieres comprar frutas o verduras sólo tienes que abrir una app en el móvil, solicitar el servicio y un Robomart autónomo se conducirá por sí mismo hasta donde estés. Recoges las frutas y verduras que te apetezcan, se te cobran y listo. Dicen que esto «es algo más que un concepto, pronto en las calles» y eso suena bien.

Una cosa es que el invento sea técnicamente posible: tecnología para ello hay, desde carritos y coches autónomos que reparten por las calles a sistemas de reconocimiento facial como el de Amazon Go para realizar el cobro por la jeta. Supongo que preparar un almacén en el que reponer los productos y tener controlado el inventario, etcétera no es mayor problema.

Otra cosa, con la que por desgracia yo soy cada vez más escéptico hasta que se produzca algún Gran Cambio, es que sea una idea realista: si vemos la situación del mundo del taxi ante la llegada de las VTC o de los repartidores de comida a domicilio es difícil pensar que en algunos sitios llegue alguien y decida que va a poner coches a rodar por las calles «compitiendo» con taxistas, VTC, repartidores y tiendas. Se supone que este invento reemplaza o complementa a las ventas callejeras en puestos de fruta, tenderetes y similares; teniendo en cuenta simplemente los permisos que se necesitan para eso y lo controlado que está en muchas ciudades… No sé yo. No le auguro muy buen futuro, aunque la idea sea simpática. Quizá en algunos países, ciudades o lugares abiertos a este tipo de nuevas ideas funcione; en las calles de otros lugares… sinceramente no lo veo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear