Por @Alvy — 2 de Agosto de 2020

Este vídeo es una demostración de un ingenioso sistema de señalización llamado Softstop Barrier System. Consiste básicamente en una barrera de agua sobre la que se proyecta una imagen, normalmente un gigantesco STOP o algún otro tipo de señal de emergencia. Lo llaman «señal pseudoholográfica». Los coches que se aproximan la ven sin problema. Pero como no es una señal física tampoco supone un obstáculo si alguno de ellos está demasiado cerca o la supera debido a las circunstancias de la conducción; es como una barrera blandita.

El sistema lleva unos cuantos años en desarrollo; de hecho me suena haber visto «barreras de agua con imágenes» en uno u otro formato, tanto en contextos artísticos como más prácticos, como en en este caso. Entre los ejemplos que plantean sus inventores está avisar a los vehículos como camiones que superan el gálibo o altura máxima para bajar bajo un puente; detener las entradas a un túnel si ha ocurrido un accidente en el interior y cosas así.

Un detalle que mola especialmente es que la activación es manual: con el proverbial Gran Botón Rojo™ como los que hay en ciertas instalaciones de este tipo. Aunque supongo que también podría activarse automáticamente, disparado por sensores y cámaras si fuera necesario, que parece algo más práctico.

Uno de los sitios donde hicieron pruebas fue en Sídney, en un túnel por el que pasan 30 millones de vehículos al año y que desde su inauguración acumulaba más de 10.500 incidentes debido a accidentes, gente que se queda sin gasolina, incendios y cosas así. Según cuentan el gigantesco STOP se activó 8 veces en 8 semanas, con un éxito del cien por cien. Desde luego ingenioso y llamativo sí que resulta.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 8 de Junio de 2020

Moto de Kaneda en Akira / James Qiu

James Qiu tiene unos espectaculares diseños y renderizados en alta resolución en su página de Behance, pero este a través del que le descubrí es simplemente glorioso: la legendaria moto de Kaneda en Akira (1988), el famoso anime distópicom, ciberpunk y un poco aterrador sobre un Tokio post-nuclear.

Moto de Kaneda en Akira / James Qiu

Como puede verse el diseño es sumamente más detallado aunque en el mismo espíritu de la moto original. Tiene más marcas y pegatinas, y las que aparecían en el anime (Arai, Canon, Citizen, Shoei…) son ahora Pirelli, Recaro, Metal… En Espíritu Racer contaban hace tiempo que Katsuhiro Otomo, el creador del manga, se inspiró en las motos de luz de TRON, aunque también se parece a la BMW K1.

En YouTube puede verse también el diseño de Qiu con muchos más detalles y perspectivas, y con música de acompañamiento, una auténtica delicia.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 28 de Mayo de 2020

En este programa de la televisión finlandesa un científico loco llamado Janne propuso hacer una prueba «bastante estúpida, pero interesante»: ver cuánto podrían cargar las baterías de un coche eléctrico 9 ciclistas pedaleando con todas sus fuerzas durante 20 minutos. El coche elegido fue un Tesla Model X, que tiene una capacidad de 70 kWh y una autonomía de unos 354 km. Haciendo bueno el dicho de que «la cencia no se ace sola ahi que acerla», allá que se presentó todo un elenco de ciclistas para ayudar.

El resultado es en cierto modo un tanto decepcionante: a los 9 minutos y medio habían aumentado en tan solo 1 km la autonomía del vehículo; cuando completaron los 20 minutos la habían ampliado 2 km, y ya. En el vídeo se ve cómo estando a media carga el Tesla pasa de tener 181 km a tener 183 km de autonomía.

El cálculo de servilleta lo hace uno de los comentaristas: un ciclista profesional puede generar entre 150 y 200 W pedaleando, que multiplicado por 9 son unos 1,35‑1,80 kWh que en 20 minutos se quedan en 0,45‑0,60 kWh. Como el consumo del Tesla son unos 20 kWh eso da para recorrer unos 2,25‑3,00 km. Quitándole un pequeño porcentaje por pérdidas y teniendo en cuenta el redondeo todo el «invento» da para más o menos lo que se ve en el vídeo: 2 km.

La eficiencia del asunto/concepto es sorprendentemente baja, pero así son las cosas. En esos 20 minutos los ciclistas podrían haber recorrido 10 ó 15 km sin problema en carretera, por no mencionar el hecho de que son nueve personas, una cantidad de gente difícil de meter en un coche de 4/5 plazas. En fin, experimento raro pero interesante.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 23 de Enero de 2020

Esta recreación de los 3,337 km del circuito del Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 en una versión «no está a escala» pero bastante fiel y, sobre todo, bonita y resultona. Tiene una gigantesca imagen de las montañas y edificios de fondo, las rocas que dan al mar y todo tipo de barreras, árboles y otros detalles.

El circuito incluye pistas con «cambios de carril» alternativos para los coches, el famoso túnel del hotel Loews, la curva del Casino, la línea de llegada/meta y también comisarios de carrera con banderas en distintas ubicaciones. El efecto tridimensional es muy interesante y aunque las proporciones no sean las mismas del original, dan para una estupenda carrera.

Aunque el circuito recuerda poderosamente a los clásicos Scalextric se trata en realidad de un producto de Sillage Racing, que según cuentan se dedican a esto desde 2002. Los modelos no son baratos, empero: los precios parten a partir de los 250 euros por metro lineal para los kits hasta los 400€/ml para los que vienen ya montados, en versiones tanto digitales como analógicas, a gusto de los clientes.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear