Por Nacho Palou — 5 de Agosto de 2017

Es lo que tiene fabricar coches autónomos: cuando el vehículo llega al final de la cadena de producción y está totalmente montado y se le insufla vida el coche se marcha por sí mismo de la fábrica y se dirige sin conductor hasta el aparcamiento —a kilómetro y medio— donde se aparca y queda a la espera de que lo carguen para llevarlo al concesionario. El siguiente logro a desbloquear es que el coche conduzca por sí mismo hasta la casa del cliente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear