Por Nacho Palou — 21 de Marzo de 2016

Microlino-Isetta-Electrico-2016

Si este Microlino te resulta un vehículo de aspecto familiar es que se trata del Isetta de toda vida, el coche que tenía Steve Urkel.

Ahora, en una demostración más de que los coches permiten viajar adelante y atrás en el tiempo, una compañía austriaca planea devolver el Isetta a las carretera. Pero esta vez, por supuesto, con motorización eléctrica en lugar del motor de combustión de un cilindro y 200 cc que movía el modelo original con un consumo mínimo.

El origen de este microcoche producido en los años posteriores a la II Guerra Mundial está en Italia, en 1952, en la mesa de dibujo de Ermenegildo Preti y Pierluigi Raggi para Iso.

El Iso Isetta comenzó a fabricarse en 1953. El microcoche se mantuvo en producción durante casi diez años aunque construido por otros fabricantes, incluido BMW.

Microlino-Isetta-Electrico-2016-1

BMW es el fabricante que más habitualmente se asocia con la marca y con el diseño Isetta ya que BMW llegó a fabricar más de 130 000 de estos coches, varios órdenes de magnitud más que cualquier otro fabricante, y a exportarlos a EE UU y otros países.

El Microlino no es un Isetta restaurado sino una copia calco casi perfecto del Isetta original, incluyendo el acceso al interior del vehículo por el frontal.

En su segunda venida el Isetta incorpora un motor eléctrico de 12 kW que mueve la rueda trasera e impulsa el coche a una velocidad máxima de 100 km/h y una distancia de unos 130 km. Después de todo se trata de un coche destinado a circular por ciudad.

Tras su paso por el Geneva Motor Show ya hay más de 340 personas haciendo cola para hacerse el año que viene con uno de estos Microlino de 9950 euros.

Compartir en Facebook  Tuitear