Por Nacho Palou — 28 de Septiembre de 2016

«El 85 por ciento de los vehículos llegan al desguace con la rueda de repuesto original y con las herramientas y el gato sin utilizar», según Tire Rack. Esto significa que, básicamente, la rueda de repuesto es en la mayoría de los casos un bulto y un peso inútil dentro del vehículo — más aún en un mundo en el que puedes llamar a la asistencia en carretera desde prácticamente cualquier lugar.

Carr-E es como Ford ha bautizado a su ingenio que, parecido a un Segway o a un hoverboard, está planteado como un medio de transporte eléctrico personal. Su diseño hace que Carr-E quepa en el hueco reservado a la rueda de repuesto. Carr-E también sirve para transportar mercancía pesada desde y hacia el coche: los usuarios solo tienen que colocar en objeto sobre el dispositivo y éste le seguirá guiado por un transmisor.

La idea esencial es que la «rueda de repuesto» de Ford complemente el desplazamiento en coche: al llegar a la ciudad, o allí donde está limitada la circulación con vehículos, no hay más que sacar el Carr-E del maletero —del hueco donde normalmente iría la rueda de repuesto «de verdad»- subirse encima y —con un poco de suerte— recorrer el último tramo del trayecto sin matarse.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear