Por Nacho Palou — 16 de Agosto de 2016

Kushari grabó este vídeo en un aparcamiento lleno de coches Tesla, algunos de ellos todavía sin estrenar. Conservan los vinilos exteriores de fabrica que protegen la pintura durante el transporte y hasta el momento de la entrega, y sin embargo todos ellos parecen cobrar vida súbitamente para dar unas ráfagas de luces de forma aparentemente aleatoria, aun estando aparcados y cerrados.

La explicación es —según los comentarios del vídeo— la manera que tiene el coche de indicar que se ha iniciado una actualización de software. El propio autor del vídeo tiene un Tesla y afima que «nunca lo había visto». Otros usuarios de Tesla afirman en los comentarios que sí, que es algo que hace el coche a veces cuando se inicia una instalación de software que llega directamente, avisando con «luces y algunos ruidos divertidos.»

Sea como sea, estando así todos juntos y en mitad de la noche se produce una situación un poco inquietante. Algo entre Christine, de Stephen King, y Sally, de Isaac Asimov.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear