Por @Alvy — 19 de Mayo de 2016

En este vídeo puede verse el resultado de una demostración con un coche de radiocontrol totalmente autónomo que «aprende» por sí mismo a derrapar y realizar conducción agresiva mediante un algoritmo de modelos predictivos. Básicamente aprende a conducir por el circuito cada vez más rápido sin sufrir accidentes (aunque en la práctica los sufra durante el entrenamiento).

Para quien quiera ahorrarse la parte aburrida primero viene la explicación teórica de los diseñadores de esta plataforma llamada GT AutoRally, a partir de 02:00 comienza la conducción tranquila y a partir del minuto 05:00 se ve la conducción más agresiva, incluyendo accidentes espectaculares «a escala» cuando se pierde el control.

Técnicamente el coche calcula 2.560 trayectorias posibles en tiempo real; se simulan en una GPU con 32 GB de RAM prediciendo lo que sucederá en los siguientes 2,5 segundos. De ahí sale el valor más optimizado para controlar la dirección y potencia, que se aplica mecánicamente. Este proceso se realiza 60 veces por segundo con datos procedentes de dos cámaras de alta velocidad. Todo esto requiere tan solo requiere 17 ms; además permite tener en cuenta la fricción y el derrape del terreno.

El software del AutoRally Robot, que es como lo han llamado se puede descargar de GitHub para analizar y reutilizar.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear