Por Nacho Palou — 20 de Diciembre de 2016

Xxalkdwozso adel ben

Hace unos días BMWBlog recogía declaraciones de Oliver Poguntke, jefe de desarrollo del sistema de conducción asistida para el BMW Serie 5, en las que decía que «BMW se hará responsable de la seguridad y del bienestar de los ocupantes abordo de un BMW autónomo. Creo que debe de ser así: si traspasas la responsabilidad de conducir del conductor al vehículo autónomo entonces el fabricante del vehículo deberá hacerse responsable de la conducción.»

En los últimos años han surgido multitud de dilemas en torno a esta cuestión: si es el coche el que conduce, ¿quién es el responsable en caso de accidente? Si se produce una situación de accidente inminente, ¿cómo debería comportarse el coche?

Al fin y al cabo nadie querría comprar un coche programado para matarte si se llegan a dar determinadas circunstancias. Precisamente la seguridad asociada a un vehículo —sea percibida o real— es desde hace tiempo una consideración relevante a la hora de elegir un vehículo.

Apenas unos días después de las declaraciones de Oliver Poguntke, ahora es el ejecutivo de Mercedes, Christoph von Hugo, quien ha revelado que sus coches autónomos elegirán siempre velar por la seguridad de sus ocupantes, «incluso si es a costa de atropellar a un peatón», dicen en ReadWrite,

No todo el mundo acepta el sacrificio de extraños para salvar su vida. De hecho, un estudio reciente detectó que la mayoría de los conductores preferirían que sus vidas tuvieran una prioridad menor respecto a la vida de un peatón. Para ellos, al menos, comprar un coche autónomo de Mercedes se basará en una decisión moral.

Aunque «a costa de un peatón» puede sonar muy escandaloso hay que tener en cuenta que todas esas cuestiones y dilemas se basan en nuestra percepción y experiencia actual sobre la conducción y las consecuencias de los accidentes que suceden hoy, con condcutores humanos. Pero lo más probable (lo que debería suceder) es que después de todo lo único que se llevarán por delante los coches autónomos serán las causas de todos esos dilemas.

Fotografía: Adel Ben / Unsplash.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear