Por Nacho Palou — 12 de Enero de 2017

La propuesta del equipo de especialistas de inteligencia artificial de DeepDrive es aprovechar el mundo realista del juego Grand Theft Auto (GTA) como entorno virtual en el que los coches aprendan a conducir con «costes y riesgos cero»,

Los videojuegos modernos como GTA V generan un mundo donde los coches autónomos pueden recorrer grandes áreas urbanas, complejas y repletas de carreteras realistas, con meteorología variable, peatones, ciclistas y otros vehículos sin el problema que supone el riesgo de sufrir un accidente. Otra ventaja es que este tipo de simulación permite crear situaciones críticas de riesgo, algunas de las cuales sólo suceden en el mundo real una vez cada varios millones de kilómetros. Esto reduce drásticamente el tiempo que implica profundizar apropiadamente los distintos supuestos de la conducción.

Visto así la idea se podría calificar como brillante. La gente de DeepDrive ya tiene construida una plataforma de aprendizaje máquina aplicada a la conducción en el entorno virtual de Grand Theft Auto, en la que una red neuronal utiliza la imagen procedente del videojuego y actúa sobre los controles del vehículo para aprender a conducir.

El modelo es capaz de mantener el coche el carril, detenerse cuando otros coches frenan y circular bajo diferentes condiciones meteorológicas, de luminosidad y de tráfico, tal y como se puede ver en los vídeos de DeepDrive en YouTube.

Vía TNW + TechCrunch.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear