Por @Alvy — 9 de Enero de 2021

Se puede hacer que los asistentes digitales de Alexa y Amazon jueguen al ajedrez «de viva voz» como puede verse en esta partida completa. La gente de Pallant Digital escribió algo de software para sentar virtualmente a las dos inteligencias artificiales delante del tablero, no sin dificultades.

La partida que se ve no demuestra un gran dominio del juego, también hay que decirlo. Además la grabación requirió tres intentos, porque los dispositivos se quedaron colgados y no hacían nada. En un momento dado además dicen que Alexa intentó «hacer trampas» diciendo que un movimiento era ilegal (aunque no lo era) pero la partida pudo continuar.

Como demostración, cuando termina la partida y se oye el «¡He ganado!» es gracioso devolvernos al mundo real en el que se ve que las máquinas ni siquiera se enteraban muy bien de lo que estaban haciendo.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 6 de Enero de 2021

DALL·E: Creating Images from Text

DALL·E (pronunciado como DALL·E, el robot de la película de Pixar) es un curioso trabajo de la gente de OpenAI consistente en una inteligencia artificial basada en GPT-3 que genera imágenes a partir de descripciones textuales, en lenguaje natural. No es simplemente un buscador: las imágenes se generan sobre la marcha, incluyendo objetos aparentemente imposibles como «tapas de alcantarillas octogonales verdes» o «relojes amarillos con forma de triángulo amarillo».

La página donde se explica sus posibilidades es un dechado de imaginación y da buena cuenta de sus posibilidades: «una tetera de color rojo con el texto 'Bébeme' escrito en el lateral». Aunque de momento no permite introducir texto libre se puede jugar con algunos términos de ciertas frases para hacerse una idea; los desarrolladores registrados tienen acceso a la API completa para probarlo.

Para el entrenamiento se han utilizado 12.000 millones de parámetros sobre otro gigantesco número de pares texto-imagen, utilizando el letras, palabras y «conceptos» codificados como tokens. La IA tiene que primero entender lo que se está pidiendo y luego generar una imagen plausible. El resultado no siempre es acertado, pero la calidad de las imágenes es notablemente alta.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 14 de Septiembre de 2020

Test de Personalidad de IBM

Personality Insights es un curioso, tentador e irresistible test de personalidad de esos que hay por Internet, con la diferencia de que esté está realizado por Watson, la inteligencia artificial de IBM y alojado en las páginas oficiales de la compañía. En la página de la web de Watson se explica que «aplica el análisis lingüístico y la teoría de la personalidad para inferir ciertos atributos a partir de texto desestructurado de la persona.» Funciona en castellano además de otros idiomas.

Sin paños calientes: eso significa que se puede alimentar a la IA de Watson con unos cuantos cientos o miles de palabras, una cuenta de Twitter o el texto publicado en un diario o un blog que contenga «experiencias cotidianas, pensamientos, y respuestas» y voilà: análisis completo de personalidad al canto. Gratis y sin tener que pasar por el psicólogo.

Se puede probar yendo a Prueba el servicio > Su Personalidad de Twitter y autorizando la cuenta personal de Twitter para que la app pueda acceder a leerla. Según indica, sólo accede –en modo lectura– a los tuits publicados (últimos ~3.000), tu perfil y las cuentas que sigues –lo cual ya es público– así que no se revela nada raro ni que te robe datos personales. [Ante la duda se puede eliminar el acceso también desde Twitter: Configuración > Datos y Permisos > Aplicaciones y sesiones > Personality Insights IBM > Revocar Acceso.]

Según Nestorcido, que resumió el asunto en un hilo de Twitter y nos escribió para contárnoslo:

IBM varios años desarrollando la IA de Watson y ahora la han puesto a determinar tu personalidad leyendo todos tus Tweets. El resultado asusta: «Usted es excitable, desconfiado y moderado. Usted es seguro de sí mismo: tiende a sentirse tranquilo» (…)

He de decir que tras pasar el test personalmente me dio la misma sensación así de golpe, cual bofetada: «Te gustan las películas de ciencia ficción» (sí) «Te gustan los libros que no son de ficción» (vale) «Nivel de responsabilidad: 83%» (estupendo). Pero al seguir leyendo me quedó la extraña sensación de si esto no sería lo mismo que el horóscopo: generalidades que «aciertan siempre» y otras inferidas de formas demasiado obvias (citas a libros, películas, etcétera). Así que la verdad es que tampoco lo tengo del todo claro.

Personality Insights

Lo bueno es que IBM explica con enlaces lo que es cada concepto y cuál es la ciencia detrás del análisis: cómo se obtienen los datos, filtran y analizan; qué significa exactamente cada factor (Personalidad / Necesidades / Valores) y propensiones; y de dónde salen los números, que básicamente son percentiles. De este modo, alguien «amable al 95%» significa que si ordenaras a 100 personas de menos a más amable, estaría por encima de otras 95 en cuanto a amabilidad (es decir, entre las 5 primeras).

Nestorcido concuerda un poco conmigo en que algunas descripciones parecen un poco de horóscopo; las numéricas quizá no tanto y tengan más base. También apuntó que alguien de Recursos Humanos podría usar esta herramienta como filtro rápido, y lo mismo para un casting, sin tener que hacer complicados tests, básicamente «enchufando» lo que alguna persona ha escrito en su blog o en Twitter.

Al respecto es curioso ver cómo Personality Insights ha analizado los textos del Papa Francisco y ha detectado que seguramente «sea voluntario en obras sociales» (ok) y «es poco probable que esté inscrito en un gimnasio» (seguramente) además de que probablemente «come a menudo fuera» (?!) La IA será muy IA pero siempre se fija en los mismos temas: si te influye la publicidad, si vas al gimnasio, si lees libros o qué tipo de películas te gustan.

Es divertido hacer pruebas con diversas personas y textos y ver si acierta. Yo le metí la autobiografía completa de Luis Buñuel, pero no sabría decir a simple vista si acertó o no. Luego metí la cuenta de @Microsiervos y petó (sic.) Finalmente usé otro muy conocido texto, y el resultado fue el que se muestra arriba, a saber:

  • Expresivo, excitable y sentimental
  • Se deja influenciar por la familia al comprar productos
  • 96% extrovertido
  • Es poco propenso a estar inscrito en un gimnasio

El texto en cuestión era Sin noticias de Gurb, la famosa novela de Eduardo Mendoza a modo de diario de un extraterrestre que llega a la Barcelona preolímpica y le sucede de todo. Quizá porque le encantaban las porras de buena mañana, y comía kilos y kilos de ellas, era por lo que fuera poco probable que estuviera inscrito en un gimnasio (!)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 21 de Agosto de 2020

Tras casi un año la competición AlphaDogfight de la Agencia de Proyectos Avanzados de Defensa de los Estados Unidos ha celebrado a su final. En ella la inteligencia artificial de Heron Systems ha conseguido derrotar a Banger, un piloto de caza de la Fuerza Aérea, en cinco enfrentamientos que los ponían al mando de sendos F-16 en combates aéreos simulados. La derrota fue por 5 a 0.

De hecho en los cinco combates, que partían de una posición neutra en la que ninguno de los aviones tenía ventaja sobre el otro, Banger no consiguió hacer blanco ni una sola vez en el avión pilotado por Heron. La única arma de la que disponían era el cañón del avión; nada de misiles.

Pero he entrecomillado inteligencia artificial en el título de la anotación porque, como siempre, quiero resaltar que de inteligencia, nada. Sólo –aunque no es poco– es un sistema programado para hacer una tarea muy concreta. Y en eso ha vencido antes a otros siete sistemas similares durante la fase eliminatoria previa.

Además, como explican en Combate aéreo IA-Humano, gana IA, esta final tenía una limitación o peculiaridad, y es que no utilizaron el simulador que usan los pilotos de la Fuerza Aérea para su entrenamiento. Por eso Banger podía estar en cierta desventaja al no estar acostumbrado a la dinámica de vuelo del simulador o a la representación de los instrumentos.

También hay que tener en cuenta que en este caso Heron gozaba de una vista perfecta del avión con el que se enfrentaba; en un entorno real con contramedidas electrónicas en marcha las cosas podrían haber sido muy distintas, aunque sólo sea porque los ojos humanos no se ven afectados por ellas.

Quizás una evolución de esto sería poner a Bange y Heron a los mandos de sendos QF-16 –F-16 convertidos en drones– y ver qué pasa.

En cualquier caso no deja de ser un resultado interesante a la vez que inquietante. Como para reflexionar. ¿Alguna vez veremos volar aviones armados en los que la decisión de abrir fuego depende de una «inteligencia artificial»?

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo