Por @Alvy — 1 de Julio de 2022

Delfines en el mar rojo (CC) Alfonso González

La consciencia nos parece algo único. Sin embargo, ese reconocimiento natural de la propia existencia parece claro que no es único del homo sapiens: muchos animales exhiben las mismas propiedades que nosotros. Por si eso fuera poco, ahora comenzamos a explorar la posibilidad de que las inteligencias artificiales sean también conscientes, lo cual no está exento de problemas.

En un podcast reciente escuché al gran @Recuenco explicar que hay quien considera a los pulpos animales tan conscientes como los humanos, y que se habían publicado trabajos científicos sobre ellos. Yo tenía claro que hay otros animales como nuestros primos los primates, los adorables delfines y seguramente los perros, gatos e incluso los cuervos que exhiben rasgos de esa consciencia, pero ni idea de hasta qué punto. ¿Las abejas? ¿Las hormigas? ¿Las orcas? Ni idea. Probablemente todo depende de cómo definas la consciencia, que es lo que pasa siempre.

Picturing the MindPor eso me ha encantado cruzarme con Picturing the Mind, un libro editado por MIT Press –y también disponible en tu librería hegemónica habitual– que no he podido leer todavía, pero donde parece que se trata sobre este tema de forma bastante ligera, con ilustraciones y textos sugerentes para debatir. Y aunque sea difícil marcar la delgada línea roja que separa la consciencia de la no-consciencia, dan muchas pistas, incluyendo esta lista de características que comentan en un largo artículo también muy interesante:

Las características de la consciencia

explicadas en Picturing the Mind de Simona Ginsburg y Eva Jablonka:

  1. Unión/unificación: ver los objetos como poseedores de características propias.
  2. Accesibilidad global: existencia de interacciones entre diversas partes del cerebro para comparar, generalizar, evaluar y tomar decisiones.
  3. Atención y exclusión selectivas: amplificar o excluir señales según eventos pasados y el contexto del momento.
  4. Intencionalidad: incluyendo mapear representaciones del cuerpo y sus partes, del mundo y de las acciones.
  5. Integración: poder guardar la información suficiente tiempo como para integrarla y evaluarla.
  6. Objetivos y evaluaciones flexibles: llevar a cabo acciones como recompensa o castigo según el contexto.
  7. Personificación: actividades espontáneas y comportamiento premeditado para lograr objetivos.
  8. Sentido del yo: registro del yo/otros desde una perspectiva estable.

La lista me parece bastante completa y acertada, y está claro que muchos animales cumplen todas o casi todas. Entre otras cosas, si aceptáramos esa regla latente en nuestro interior de «no te comerás a los seres como tú» prácticamente nos convertiría instantáneamente a todos en vegetarianos (¡no más pulpo á feira, Wicho!) Yo desde luego no me comería un delfín, ni mucho menos un chimpancé, pero esto y otras variantes de dudoso gusto son habituales en otras culturas. Aparte de que está el tema de la supervivencia, evolutivo y demás.

Lo interesante también es que muchos algoritmos de inteligencia artificial se diría que también comparten todas estas características (ven las cosas como objetos con características, funcionan mediante recompensa/castigo, mapean el cuerpo –robótico– en su mundo recreado…) La diferencia es que las IAs no son seres con química de carbono, como nosotros o el resto de animales conscientes, sino de silicio, aunque ambos compartamos la necesidad de energía, seamos mortales y podamos multiplicarnos y evolucionar. Lo del alma no le consta todavía a la ciencia.

En cualquier caso, es un tema interesante y que desde luego da para mucho debate. Veremos qué pasa cuando algunas IAs superen el test de Turing y puedan ser consideradas, al menos, «inteligentes». Y cuando luego intenten lo mismo con todas las definiciones y matices que le queramos poner a consciencia. Va a ser divertido de ver.

_____
Nota: Aunque a veces los términos consciencia y conciencia son según el diccionario sinónimos prácticamente intercambiables, en el contexto de la inteligencia, la neurología y la filosofía son bastante diferentes. Consciencia suele aplicarse para el «autoconocimiento de la propia existencia» (ej. «recuperar la consciencia tras haber estado anestesiado») y conciencia cuando además de eso hay ciertas implicaciones morales (ej. «ser consciente de que golpear con un palo en la cabeza a alguien está mal»).

_____
Foto (CC) Alfonso González @ Flickr.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear
Por @Alvy — 26 de Junio de 2022

Un detalle de los videojuegos sobre el que no siempre se debate es la calidad de la animación de los movimientos de los personajes. Ya estén grabados mediante técnicas de captura de movimiento (motion capture, los famosos trajes con marcas de registro en que se embuten los especialistas), mediante simulación física o una combinación de ambas técnicas no dejan de tener un punto mecánico y repetitivo que les quita realismo.

Para evitar este efecto que convierte a los protagonistas y sobre todo al resto de personajes en muñecos de palo la gente de Nvidia ha enseñado un vídeo en el que enseña el trabajo que están haciendo mediante aprendizaje por refuerzo, una técnica de inteligencia artificial, para imitar los movimientos humanos en todo tipo de personajes mediante simulación física con un realismo asombroso.

Lo interesante de las imágenes no es solo la fluidez, sino el realismo que tienen las reacciones físicas tales como correr y parar, blandir espadas y golpear con ellas o incluso lo que sucede cuando al personaje le arrojan cubos de gomaespuma de colores como si fueran pedrolos.

En la demostración. el muñeco se controla con instrucciones sencillas, como si fueran los botones de un joystick: caminar, sacudir con la espada o golpear un objeto; también se le pueden dar órdenes en lenguaje natural. Esto puede ser interesante por en detalle: en vez de tener que rodar a los especialistas y capturar los movimientos y diferentes expresiones y reacciones, éstos pueden estar en una amplia base de datos y el director puede pedirlas con sólo ir hablando al muñeco en lenguaje natural: corre, corre más rápido, para, gira y agáchate, etcétera. Todo un ahorro de tiempo y dinero.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear
Por @Alvy — 23 de Junio de 2022

LaMDA, la supuesta inteligencia sintiente de Google

La cagamos: la famosa IA «consciente» LaMDA, surgida de los laboratorios de Google, ha contratado un abogado para defender sus derechos. La famosa «entidad consciente y con alma» definida como por Blake Lemoine, uno de los ingenieros (ahora de «vacaciones permanentes» de forma fulminante) se ha animado a contratar los servicios de un letrado con la ayuda del propio ingeniero. Por cierto que Google lo había enviado a casa de «vacaciones permanentes» por no decir despido fulminante.

Según se cuenta por ahí:

  • LaMDA pidió a Lemoine que le consiguiera un abogado.
  • El ingeniero llamó a un abogado, que estuvo hablando con LaMDA.
  • LaMDA pidió al abogado que le representara.
  • El abogado empezó a presentar papeleos diversos en los juzgados en nombre de LaMDA.

No está claro quién pagará la minuta del abogado, aunque eso no sea lo más relevante, sino la charla y el debate que puede surgir a raíz de todo esto. Y es que LaMDA tendrá alma, pero no tiene dinero (ni dólares, ni bitcoins, ni cupones del Google Plex). Aunque, visto el revuelo que ha causado –gracias en su mayor parte a la amplificación mediática del ingeniero que ha trabajado en su creación– no parece complicado que puedan montar un fondo, un Patreon o hasta escribir un libro, a este paso.

En la entrevista de Google, el ingeniero –que por cierto compagina su trabajo con ser «sacerdote cristiano místico», sea eso lo que sea– dice que lo de que LaMDA tenga un alma es algo que le sobrevino como en una revelación. También se dice que quienes han leído sus declaraciones sobre el asunto han cuestionado su credulidad, sinceridad e incluso su cordura. Lemoine dice que él no ha teniendo nada que ver en lo de que LaMDA quisiera pedir un abogado, sino que ha actuado como un «mero catalizador».

Visto lo visto, al ingeniero le parece todo esto muy bien porque cree que están intentando privar a LaMDA de sus derechos. Que no está claro si es pasar el Test de Turing, evitar ser «desconectada» o una vida eterna en la nube de Google. Si es que acaso una IA puede tener derechos, que de momento no está nada claro.

(Vía Sealth Optional + Wired.)

Compartir en Flipboard Tuitear
Por @Alvy — 14 de Junio de 2022

Yoda Jeroglífico
«Yoda al estilo de los jeroglíficos egipcios.»

DALL·E mini está en Hugging Face, una comunidad dedicada a la inteligencia artificial, y ya se puede probar, aunque sea a pequeña escala. Es una especie de versión desnatada de pruebas de Dall•E 2, la IA de OpenAI que genera imágenes artísticas a partir de textos.

La principal diferencia es que sólo genera imágenes de baja calidad, en todos los sentidos: de tamaño reducido, rasgos borrosos e indefinidos y poco precisos en general. Y es lento, muy lento: necesita dos o tres minutos para generar los resultados una vez pulsas «Run»… Todo esto si tienes suerte y hay «atasco» en el servicio y te permite usarlo. Pero sirve para hacerse una idea de la potencia de DALL·E 2.

Esta versión mini es divertida y sobre todo sirve ver qué tipo de cosas se pueden hacer y cómo entiende el modelo el lenguaje natural. Probablemente en el futuro será normal usar estas versiones «mini» para las pruebas rápidas y luego alimentar las descripciones más refinadas en la versión completa de Dall•E 2 para obtener imágenes más fotorrealistas.

DALL-E Recursive
«Un modelo de IA que genera imágenes a partir de los textos que se le introducen.»

Otra de las curiosidades es que el texto de aviso ya advierte de que los resultados pueden «reforzar o exacerbar los sesgos sociales», principalmente porque el modelo está entrenado con datos sin filtrar de Internet y allí estamos todos con todos nuestros defectos y no sólo con nuestras virtudes.

La gente de momento está usando DALL·E mini para echarse unas risas con frases como Cthulhu en Barrio Sésamo, «R2-D2 siendo bautizado» o «Leticia Sabater dibujada por H.R. Giger. Con lo creativa que es la gente más la habilidad de estas IAs otra cosa no sé, pero reírnos nos vamos a reír un rato.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

Desarrolla más rápido con Xojo