Por @Alvy — 25 de Febrero de 2013

El experimento hay que verlo: es prácticamente la misma escena que cuando Dave Bowman quiere desconectar a HAL en 2001: Una odisea del espacio. Básicamente consiste en apagar un robot tecleando una secuencia en un ordenador. La complicación es que la criatura mecánica tiene rasgos humanos, hace gestos, habla y te suplica amablemente que no lo desconectes.

En este experimento –que es de hace un par de años ya– llevado a cabo por Bartneck, van der Hoek, Mubin y Mahmud se concluyó que los voluntarios tardaban más del triple en apagar al robot si era amable e «inteligente» (34 segundos) frente a cuando era irascible y no mostraba signos de inteligencia (11 segundos).

La cuestión es: ¿llegará un momento en que nuestra humanidad nos impida apagar a un robot que suplica por su «vida»? ¿Será esa la señal de que ha alcanzado el nivel de la inteligencia artificial? O, como se pregunta Jacob Sloan de Disinfo:

¿Adquirirán las máquinas que fabricamos la habilidad de convencernos de que están, de hecho, vivas?
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees Telefónica aplica curas paliativas al juguete roto de Pau Garcia Milà La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible