Por @Wicho — 3 de Marzo de 2017

La Soyuz MS-01 atracada en la EEI

Mientras la cápsula tripulada Orion que está fabricando no tiene visos de volar tripulada antes de 2022 o 2023 –a pesar de que se rumorea un posible adelanto de su primer lanzamiento tripulado a 2019– y dado que tanto la Crew Dragon de Space X como la Starliner de Boeing se van retrasando la NASA ha aprovechado una curiosa carambola empresarial para aumentar sus opciones de enviar astronautas a la Estación Espacial Internacional.

Y es que tras la liquidación de la empresa Sea Launch, que lanzaba cohetes desde una plataforma flotante, Boeing se encontró en posesión de cinco plazas en futuras cápsulas Soyuz como parte del acuerdo que compensaba su inversión en la empresa.

De estas cinco plazas cuatro las ha adquirido la NASA. Así la Soyuz MS-06, que tiene su lanzamiento previsto para el otoño de 2017, y la Soyuz MS-08, con lanzamiento previsto para la primavera de 2008, llevarán a bordo un tripulante de Roscosmos y dos de la NASA.

Aparte de por el acuerdo económico por la liquidación de Sea Launch esto también es posible porque Roscosmos ha decidido reducir a dos el número de tripulantes del segmento ruso de la EEI a la espera de poder lanzar el módulo Nauka que justificaría la presencia de tres cosmonautas a bordo de la Estación; tal y como lo ve ahora Roscosmos la carga de trabajo disponible no justifica más que la presencia de dos cosmonautas.

Por su parte la NASA, que ya tenía previsto aumentar a cuatro el número de tripulantes de su segmento de la Estación en cuanto estuvieran en funcionamiento la Crew Dragon y la Starliner, puede adelantar esto. Un cuarto tripulante apenas supone tareas extra de mantenimiento, con lo que el tiempo disponible para trabajar en experimentos aumentaría en un 50 por ciento, según calcula la agencia.

No está claro qué pasará con el quinto asiento del que dispone Boeing, aunque todo apunta a que la NASA también se lo quedará para tener más opciones de cara a que el retraso de la entrada en servicio de la Starliner y de la Crew Dragon siga aumentando. Y le vendrá muy bien ya que en su momento había decidido no comprar ninguno de los asientos disponibles en las Soyuz de 2019… y todo parece indicar que se han pillado un poco los dedos con esa decisión.

Lo que no se sabe todavía es quienes ocuparán los asientos extra en las Soyuz MS-06 y MS-08, aunque dado que falta muy poco tiempo para que se produzca su lanzamiento probablemente serán astronautas que ya se estaban entrenando para próximas misiones.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear