Por Nacho Palou — 10 de Octubre de 2017


Teachtable Machine
es una aplicación de Google diseñada para experimentar con la inteligencia artificial y con el aprendizaje máquina directamente en el navegador web y sin necesidad de escribir código, con una programación de dos clics como quien dice. El objetivo es que cualquiera pueda explorar y ver cómo funciona el aprendizaje máquina “de verdad” pero de una forma accesible y divertida.

Para simplificar el proceso al máximo la aplicación utiliza la cámara del ordenador como entrada de información sobre la que trabajar. Según Google todo sucede de forma local, en el navegador web, de modo que no se envían datos ni imágenes a sus servidores.

Un ejemplo hecho con Teachtable Machine es la mano que muge como una vaca. Para crear un ejemplo parecido primero hay que enseñarle a la máquina un objeto o un gesto con la mano —a través de la cámara del ordenador— y asignarle una tarea a ejecutar: que reproduzca un sonido, que diga una palabra hablada o que muestra una imagen animada. Se pueden enseñar hasta tres objetos o gestos diferentes identifiados como “verde”, “púrpura” o “naranja”. No es obligatorio usar los tres.

Así, por ejemplo, se puede enseñar al programa que cuando vea la mano abierta diga la palabra “hola”, y que al cerrar la mano —o cuando vea un puño— diga la palabra “adiós”. El texto a hablar se puede escribir libremente, aunque la máquina lo leerá con pronunciación en inglés.

Para funcionar la aplicación necesita al menos 30 imágenes. Cuantas más imágenes vea mejor, más fácilmente podrá “entender” qué hay frente a la cámara. Al enseñarle lo que (en este ejemplo) es una mano abierta y lo que es un puño conviene realizar pequeñas variaciones en la posición y forma de la mano. Eso mejora el reconocimiento de “cómo es una mano una abierta” y de “cómo es una mano cerrada”.

Una vez aprendido la aplicación ejecutará el programa según lo que vea a través de la cámara: dirá “hola” cuando vea una mano abierta y dirá “adiós” cuando la mano se cierre y lo que vea la aplicación sea un puño. La sesión de aprendizaje mutuo (la máquina aprende de ti y tú aprendes cómo funciona el aprendizaje máquina) se puede grabar y guardar.

La mano es un ejemplo habitual pero la aplicación también funciona con rostros o con objetos.

Vía The Verge.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear