Por @Alvy — 2 de Diciembre de 2017

En el canal Roboticspot puede verse en acción una de las nuevas ideas de la Liga Nacional de Robotica de Competicion, en concreto la utilización de un circuito de carreras más ancho y colorido por el cual los coches autónomos pueden circular más libremente – frente al antiguo formato de los «robots seguidores de líneas», más fáciles de diseñar pero que se abandonó en 2014.

Según cuentan en 2015 se comenzaron a utilizar circuitos con múltiples líneas, a lo que algunos creadores respondieron haciendo que sus coches pudieran cambiar rápidamente de línea para adelantar u optimizar la distancia recorrida.

Los nuevos circuitos tienen un aspecto más tradicional de gradiente, mucho más parecido a una pista de «de verdad», lo que supone todo un reto para los robots. Los coches de los circuitos Anki Drive utilizan luz infrarroja para ver ciertas marcas que hay en las pistas y así guiar los coches. Aquí no hay nada de eso: los coches deben utilizar otros medios para no salirse de la pista, girar y adelantar.

En alguna de las escenas se ven coches descarriados circulando al revés y alguna que otra salida y choque ocasional pero, ¡eh! Nadie dijo que fuera fácil. Lo que sí que tiene pinta es de ser mucho más divertido.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear