Por @Alvy — 13 de Agosto de 2018

Este curioso robot del que nos hablan en Spectrum, llamado Aereal-Biped es un extraño híbrido medio-robot-bípedo medio-dron-volador, así como suena. El cuadricóptero es la parte más sólda del «cuerpo» por llamarlo de algún modo; hacia abajo salen dos patas que le dan movilidad. Lo han desarrollado en la universidad de Tokio.

Tal y como explica el vídeo el bípedo-aéreo «siente» la velocidad gracias a los sensores del cuadricóptero y luego se mueve y cambia de orientación con las patas pies. Aunque ingenioso es no está muy claro qué ventajas supone respecto a drones o robots andantes: si acaso que al ser un híbrido puede comportarse de ambas formas y quizá en caso de problemas «salir volando».

Tan peculiar montaje podría quedarse en la fase de prototipo a menos que demuestre servir para algo más. Dicen que principalmente lo han creado para poder tener un robot que camine con más realismo como los humanos, y que incluso «baile», pero la verdad es que todavía se ve bastante patoso. Es simpático, pero debe mejorar por esforzarse.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 9 de Agosto de 2018

¿Dónde está Wally?

"Aquí está Wally" (o Waldo, según el país) es un robot cuya misión en esta vida es pasar páginas de los libros de ¿Dónde está Wally?, tomar una foto de la página y localiza en ella a Wally

"El robot utiliza OpenCV para encontrar y extraer caras de la foto. Los rostros se envían al servicio Google Auto ML Vision que compara cada uno de ellos con el modelo Waldo entrenado. Si se encuentra una coincidencia segura del 95% (0,95) o superior, el brazo del robot recibe instrucciones de extenderse hasta las coordenadas de la cara coincidente y señalarla. Si hay varios wallys en una misma página el robot señalará dónde está cada uno de ellos."

Según la agencia Red Pepper el robot "Aquí está Wally" es un prototipo y tarda algo más de 4 segundos en localizar a los wallys, "más rápido que la mayoría de los niños de 5 años."

Vía The Verge.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 9 de Agosto de 2018

Esta mano de origami de Tezuka Sota está construida de una sola pieza con un trozo de papel plástico resistente al agua y sin partes mecánicas como ejes y cojinetes, según el autor.

"Por lo tanto no hay cuerpos extraños entre las articulaciones, es barato y puede desecharse, por lo que no hay necesidad de preocuparse de cuestiones como la higiene," explica Tezuka. "Otra característica es que al ser flexible se adapta a la forma del objeto a agarrar. Esto permite hacer frente a las variaciones de forma y tamaño de los alimentos de forma sencilla."

Igual "mano robot" le viene un poco grande y son más bien pinzas motorizadas, pero es ingenioso y es una primera aproximación a un concepto que puede tener aplicaciones prácticas. Por ejemplo en "una fábrica de procesamiento de comida en la que es necesario tratar con varios tipos de alimentos y donde incluso los mismos alimentos tienen variaciones en su tamaño y forma. Diseñar un efector final para cada alimento aumenta el coste, además de requerir la gestión de la higiene."

Vía BoingBoing.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 5 de Agosto de 2018

Desde el departamento de androides inquietantes nos llega Ibuku, una nueva creación de Hiroshi Ishiguro, de cuyo laboratorio han salido ya muchos androides hiperrealistas aunque con cara de «alelaos», incluyendo una especie de «copia» del propio robotista.

Ibuku tiene aspecto de diez años y puede moverse, caminar, bailar y mover la cara. Aunque parece un niño pequeño no deja de tener aspecto intimidatorio, lo cual es un poco medio efecto valle medio pero-qué-demonios-*#%-es-esto. Quizá si terminaran de taparle la cabeza y le pusieran un poco de pelo acongojaría menos, que así parece salido de Westworld «preparado para matar».

En total tiene 47 motores y dicen que por su aspecto podría ser mejor en la «comunicación humana natural», pero visto lo visto… No se yo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear