Por @Alvy — 21 de Agosto de 2021

Lex Fridman es un investigador del MIT especializado en inteligencia artificial, robótica y aprendizaje automático que tiene un canal de entrevistas «intensitas» con gente de lo más top del sector. Ayer publicó este vídeo a modo de resumen rápido de las novedades en IA de Tesla y la verdad es que permite hacerse una idea de todo lo que se contó por allí.

Entre otras cosas pueden verse algunas demos de cómo es la arquitectura de redes neuronales en Tesla, de cómo capturan los datos y los clasifican (básicamente a partir de imágenes 2D de cámaras con varios tipos de visión: normal, infrarroja, etc.) y cómo está evolucionando su sistema de conducción automática y el superordenador Dojo donde se realiza todo el procesamiento.

Es una buena forma de entender cómo los coches autónomos ven el mundo o más bien cómo lo recrean. En uno de los fragmentos se puede ver cómo a medida que se mueve y capta más imágenes el «mapa» se va a ampliando; también cómo clasifica en tiempo real todo tipo de objetos en las calles y carreteras e incluso cómo se utilizan imágenes de distintos vehículos y el mismo lugar para mejorar el conocimiento de esos lugares.

Tesla Bot

También puede verse algo acerca del Tesla Bot, que es como han llamado al futuro robot humanoide de la compañía, que utiliza el mismo tipo de tecnología y que pretende ser una «inteligencia artificial de propósito general», ya sea para hacer cosillas en casa o para practicar con ella si acaso te dedicas a la robótica.

A estas alturas el Tesla Bot no es siquiera un prototipo, sino más bien un dibujo con unos letreritos que indican lo que «podría tener»: cámaras, herramientas de simulación… Todo esto en un «humanoide» de 172 cm de altura, unos 55 kg y capaz de levantar unos 70 kg. A simple vista no da demasiado miedo. De hecho como no tenían ni prototipo enseñaron a un tipo disfrazado con un traje (WTF!), lo que como «ardid publicitario» ya ha recibido la calificación de «chiste». Está claro que ese proyecto, por prometedor que sea, necesita un hervor. Como solemos decir por aquí… ¡se suponía que esto era el futuro!

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 18 de Agosto de 2021

Tras publicar el vídeo de los robots Atlas de Boston Dynamics haciendo parkour Fran nos recomendó mirar con detalle el «cómo se hizo», y hay que reconocer que ese making-of es tanto o más inquietante que el propio video de los equilibrismos y proezas físicas mecánicas.

A mi la sensación que deja el vídeo me resulta inquietantemente parecida a la de Westworld, específicamente en todas aquellas escenas en las que los androides resultaban dañados y acababan en los laboratorios donde con batas medio de ingenieros medio de carniceros se ocupaban de ellos. Aquí los Atlas son transportados como el ganado muerto colgados de cables, despiezados, restaurados y vueltos a poner en marcha. Como además muchas de las piezas parecen fabricadas a medida es normal que algunas reparaciones sean complicadas, aunque todo depende de los golpes que se hayan dado.

Porque golpes y tomas falsas se ven unas cuantas. Los robots se fostian espectacularmente en 2:00, 2:07 y otros momentos que no quedan grabados en la toma final. En 2:35 hay otra llamativa toma de un robot levantándose del suelo por sí mismo como diciendo «¡mierda, me he caído, vamos pa’rriba otra vez!» Dicen que el trabajo más complicado es grabarlo todo en una sola toma (plano-secuencia) y hacer que ambos robots ejecuten coreografías de forma simultánea. En 3:30 se ve cómo el desmontaje y montaje de los robots es un poco como los montajes de Ikea, con llaves Allen e incluso un trozo de madera al que llaman entrañablemente «la varita mágica».

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 17 de Agosto de 2021

He tenido que ver tres veces este vídeo de los robots Atlas de Boston Dynamics para darlo por válido y que mi cerebro saliera del modo «esto no puede ser real, tiene que ser una animación 3-D». Pero efectivamente: lo que se ve en poco más de un minuto son dos robots Atlas haciendo movimientos de parkour con total naturalidad… si acaso eso de «naturalidad» es posible para una entidad robótica.

Creo que parte del truco que le confiere realismo es que el vídeo está rodado de modo que la cámara va detrás de los robots ejecutando unos movimientos también muy precisos y coreografiados. No creo que sea una cámara convencional, probablemente un dron o incluso podría ser otro Atlas. Por ejemploen 0:22 recorre el listón de madera habiendo obstáculos por delante (!?) Por desgracia, esa cámara no se aprecia en los reflejos del escenario: las ventanas y los paneles que hay al fondo de la nave y en uno de los laterales (donde sí se ve a técnicos humanos).

Los momentos que permiten afirmar que el vídeo es totalmente real son los instantes en los que se ve temblar los soportes por el peso de los robots, como en 0:21, 0:41 y 0:42. Aunque –como decía mi abuelo– «esto lo debían tener muy ensayado» y no sabemos cuantas tomas no-válidas habrán tenido que realizar, los movimientos me parecen prodigiosos e impactantes para una bestia mecánica, sobre todo los del final (aunque el mortal hacia atrás ya lo habíamos visto en alguna otra ocasión. Mmm… Creo que voy a ver el vídeo de nuevo…

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 27 de Abril de 2021

Limpiar malas hierbas (sic.) es un trabajo sucio, pero alguien tiene que escardar la tierra de cultivo para que crezcan las cosechas. Aunque hemos visto alguna vez que hay quien utiliza tractores lanzallamas la solución de Carbon Robotics es un poco más sutil y elegante: un vehículo autónomo que dispara unos poderosos láseres situado en la parte inferior mientras recorre los campos de un lado a otro, sin intervención humana.

Este chismes es claramente muy de «esto es el futuro» porque en la web comentan que utiliza inteligencia y visión artificial, 12 cámaras, poderosos láseres de 150W, un sistema de apunte preciso de 3mm en tiempo real capaces de disparar cada 50 milisegundos y puede funcionar 24/7, día y noche (cubre unos 6-8 hectáreas diarias). La navegación autónoma se controla mediante GPS con una precisión de unos 2 metros.

La ventaja de estos expeditivos métodos –ya sean láseres o lanzallamas– es que evitan tener que usar herbicidas y pesticidas, lo cual contamina menos el medio ambiente por un lado y permite mantener los terrenos en mejor estado por otro. También hace que las cosechas sean más productivas, porque hay más productos y menos desperdicios. Y como el vehículo robótico funciona solo, ahorra costes de (supongo que habrán hecho los cálculos). Sus creadores dicen que estará listo para ponerse a la venta en 2022.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD