Por @Alvy — 9 de Agosto de 2019

Esta cola robótica se llama Arque y es un invento de unos investigadores de la Universidad de Keio. Consiste en una auténtica cola estilo Godzilla con movimientos bastante naturales que se une al cuerpo con una especie de refajo. A simple vista parece un disfraz ganador para Halloween. Pero además de eso puede tener otras utilidades más prácticas.

La cola antropomórfica funciona automáticamente: detecta los movimientos de la persona y ajusta la posición mediante cuatro «músculos mecánicos» para mantener el equilibrio. De este modo la extensión permite trabajar con mayor seguridad y equilibrio en situaciones especiales, por ejemplo al subirse a una escalera, levantar pesos o subir por una pendiente.

Otra de las aplicaciones interesantes puede ser para videojuegos: mediante movimientos sincronizados con los de los mandos se pueden introducir sensaciones, movimientos y cambios en el equilibrio de los jugadores, para una experiencia más realista.

Aquí el artículo que presentaron en el reciente festival SigGraph:

Relacionado:

Compartir en Flipboard
Compartir en Facebook
Tuitear
Por @Alvy — 3 de Agosto de 2019

Frankenbook

Frankenbook, editado por PubPub es la versión web, libre y completa, de Frankenstein: Annotated for Scientists, Engineers, and Creators of All Kinds editado por MIT Press, un libro de Guston, Finn, Robert y otros autores basado en la novela de Mary Shelley de 1818. Y tiene pintaza:

(…) La dramática historia de Victor Frankenstein y su criatura puede entenderse como la parábola definitiva de la arrogancia científica. Víctor, "el moderno Prometeo, trató de hacer lo que quizás deberíamos dejar que sólo pueda hacer la naturaleza: crear vida (…) Mary Shelley era muy consciente de los avances científicos contemporáneos y los incorporó a su historia. En nuestra era de la biología sintética, la inteligencia artificial, la robótica y la ingeniería climática, esta edición de Frankenstein es apropiada para los lectores con formación o interés en la ciencia y la ingeniería, y para cualquiera que esté intrigado por las cuestiones fundamentales de la creatividad y la responsabilidad.

Además de ser «lectura clásica casi obligatoria» esta edición –convenientemente anotada– podría ser también útil en la asignatura de ética / valores que cursan muchos jóvenes en edad escolar actualmente. En la web puede verse cómo los tres volúmenes, de unos 7-8 capítulos cada uno, incluyen preguntas para debate, pero que más que trabajar sobre los tecnicismos literarios lo hacen sobre los aspectos éticos de la obra:

¿Por qué Víctor no busca el perdón entre sus seres queridos sino que prefiere recluirse? ¿Por qué la gente que se encuentra con la criatura reacciona con miedo u hostilidad? ¿Cómo explora la criatura la ambivalencia de la adquisición de nuevos conocimientos, que a veces le resultan útiles pero a veces dolorosos? ¿Si tú fueras Víctor, permitiría que la criatura encontrara una pareja y se reprodujera? ¿Por qué sí o por qué no? ¿Qué otras posibilidades habría?

Cambia criatura de Frankenstein por «inteligencia artificial», «robot» o «dispositivo autónomo» y prácticamente podrías hacerte las mismas preguntas.

(Vía Kottke.)

Compartir en Flipboard
Compartir en Facebook
Tuitear
Por @Wicho — 21 de Junio de 2019

Después de llegar a la Estación Espacial Internacional a bordo de la cápsula de carga Cygnus 11 uno de los Astrobee ya vuela libremente por el interior del segmento estadounidense de la Estación.

Los Astrobee son la generación más reciente y avanzada de asistentes robot que buscan liberar de trabajo rutinario a la tripulación. En este caso son robots con forma de cubo –el «cerebro» va en el centro y a los lados lleva las unidades de propulsión– que dotados de visión artificial pueden moverse de forma autónoma por la Estación o bien ser controlados por sus tripulantes o desde el control de la misión en Houston. Son modulares, así que se les pueden acoplar nuevos elementos de hardware según sea necesario.

La idea es que puedan ser usados para llevar a cabo mediciones, hacer fotos, grabar sonidos, mover cosas de un lado a otro, o incluso ayudar a los astronautas a hacer ciertas tareas por ejemplo sujetando algo mientras los astronautas lo manipulan.

Honey, Bumble, Queen, que así se llaman, aprovechan la experiencia obtenida con los Spheres, Int-Ball o CIMON.

A Bumble es a quien le ha correspondido el honor de hacer el primer vuelo. En esta primera fase de su uso los controladores están dándole órdenes de movimiento básicas para calibrar bien el sistema de movimiento; luego le irán pidiendo cosas más complicadas. El otro Astrobee que ya está a bordo de la EEI es Honey. Queen se unirá a sus compañeros en julio cuando sea lanzado a bordo de la Dragon 18.

Primer vuelo de un Astrobee

En el futuro, dice la NASA, este tipo de robots pueden ser fundamentales en vuelos a la Luna o a Marte; incluso sería posible enviar naves sólo tripuladas por Astrobees o sus descendientes. Y yo, que ya tengo una edad, no puedo evitar pensar en V.I.N.cent y Bob de El abismo negro:

V.I.N.cent y Bob por Ken Netzell
V.I.N.cent y Bob por Ken Netzell

Y en el mal rollo que daba Maximilian :S

Compartir en Flipboard
Compartir en Facebook
Tuitear
Por @Alvy — 15 de Junio de 2019

La gente del canal de humor Corridor tiene este divertidísimo vídeo sobre los robots de «Bosstown Dynamics» y lo que todos nos imaginamos que va a acabar sucediendo cuando se rebelen contra sus creadores. Porque esos entrenamientos indignos propios de esclavos nos dan pena a todos, eso hay que reconocerlo.

Aparte de que el vídeo es hilarante de por sí es más divertido todavía ponérselo a algún amiguete o familiar diciéndole «¡mira el robot nuevo que han inventado!» Porque el principio empieza siendo como el de cualquier vídeo de entrenamientos robóticos… Solo que la crueldad contra las máquinas va subiendo de tono poco a poco hasta que se vuelve WTF.

Los efectos especiales y el modelado 3D además muy realistas así que hay que reconocer que el robot en cuestión podría pasar por uno de los nuevos artefactos del futuro sin problemas.

Bonus:

El cómo se hizo de los efectos especiales/CGI: trajes protectores, casco, captura de movimientos, recreación de escenarios, 3D, texturas, iluminación… Y uno de ellos haciendo las veces de robot y recibiendo palos mientras el resto actuaban. Luego se cambian las imágenes y… ¡Magia!


Relacionado:

Compartir en Flipboard
Compartir en Facebook
Tuitear