Por @Alvy — 10 de Marzo de 2019

¡Ahora soy libre cual pájaro!

– David Neevel

Este hacker llamado David ha construido un aparatejo genial digno de los inventos locos de Simone, Colin o del mismísimo Profesor Franz de Copenhague. Es un sistema robótico llamado Operador Telefónico que puede tocar la pantalla de un teléfono móvil con su frío dedo mecánico. Y está programado para hacer todo lo que hacemos las personas en las intrascendentes interacciones sociales de cada día: mirar fotos de Instagram y darles likes, seguir a quienes nos dan likes, saludar con mensajes, preguntar trivialidades y demás.

Según cuenta su intención es que sea un remedio para el famoso FOMO (Fear Of Missing Out, «temor a perderse algo») o peor aún para el FOOYBNIEO (Fear Of Ostracizing Yourself By Not Interacting Enough Online, «Miedo a relegarse al ostracismo por no interactuar en línea lo suficiente».)

El invento es tan genial como fácil de entender con sólo ver el vídeo: el brazo sabe teclear la contraseña del móvil, abrir las aplicaciones y «hacer cosas comunes». Lo interesante es que casi todas esas acciones son bastante mecánicas y repetitivas y que difícilmente nadie se va a dar cuenta de que lo ha hecho un brazo robótico. Esa es su genialidad. Además de eso, los mensajes son tan neutros y carentes de originalidad como los saludos habituales ¡Hola! ¿Qué tal? y las no menos sosas respuestas ¡Qué bueno!

Como jugosa guinda resulta que el «operador telefónico» también puede hacer cosas intrascendentes que hacemos las personas, como abrir y cerrar la aplicación de El Tiempo, sacar un selfie y cosas así. De modo que básicamente coges el smartphone, lo atornillas al brazo mecánico y arreando. ¡Libertaaaad!

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 8 de Marzo de 2019

La hacker Alex Glow enseñó durante la 2018 Hackaday Superconference una simpática lechuza que se mueve con dos servos y tiene una especie de cardán en su estructura para mantener el equilibrio. Además de ser preciosa y de simpáticos movimientos tiene una cámara y un sistema que utiliza la visión artificial de Google controlados por una placa Raspberry Pi para orientar la mirada. Y si le aprientas el botón que tiene en la cabeza hace fotos.

Por si eso fuera poco hace «bip bip» cuando está contenta.

Todo este espectacular montaje dice que requirió un par de días para «pensarlo», una semana para diseñarlo y luego algo más de tiempo para imprimir todas las piezas, conectarlo, escribir el código y afinarlo todo.

Como buena procrastinadora que debe ser Alex su más sabio consejo es «ponerse una fecha límite, como por ejemplo tener que presentar el invento en un evento como la Maker Faire» para acabar el montaje a tiempo.

Naturalmente es obligatorio recordar a la lechuza mecánica de Furia de Titanes (1981) que probablemente le haya servido de inspiración. Aunque ahora que lo pienso, también el búho de Merlín se llamaba Arquímedes… Mmm…

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 4 de Marzo de 2019

Bastante impresionante:

Los animatrónicos A1000 son la nueva versión de los A100 que Disney empezó a utilizar en la década de los 80. Se trata de un «método estándar» para la fabricación de figuras robóticas humanoides, que incluyen funciones eléctricas de última generación que reemplazan a las antiguas funciones hidráulicas, con lo que se consiguen movimientos extremadamente realistas.

Naturalmente, estos chismes avanzados combinados con toda la temática, diseño, arquitectura e ingeniería de Star Wars sólo puede resultar en algo bestialmente atractivo: el parque temático del que hace unos días mostraron todos los adelantos para poner largos los dientes a los fans:

El nuevo parque se está terminando de construir en Florida y tiene todo tipo de escenarios para proporcionar lo que denominan una «inmersión completa en Star Wars». Esto incluye atracciones y escenarios como un Halcón Milenario y un hangar Imperial con cazas TIE, además de todo tipo de tiendas y restaurantes como es habitual.

Por otro lado, eso de que A1000 suene tan parecido a T-1000 no se yo…

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 2 de Marzo de 2019

En DIYProjects muestran este robot de madera llamado ChessBot, un tanto tosco pero funcional, capaz de jugar al ajedrez con ayuda de un smartphone. Lo mejor obviamente es que utiliza un tablero y piezas de verdad, no es una mera inteligencia que utiliza una pantalla táctil ni nada parecido. Es que en eso el ajedrez sigue teniendo su encanto.

El robot funciona con una placa controladora Arduino Leonardo que se conecta a un smartphone Android y gracias a lo cual puede «ver» el tablero, analizar la posición y luego realizar los movimientos. El mecanismo manipulador consiste en cuatro servomotores Tower Pro SG-90.

Dicen que el algoritmo de juego no es muy avanzado, así el robot no es un gran jugador, pero nada que no se pueda arreglar con un poco de programación o incluso conectando con algunos de los servidores de ajedrez online que hay para obtener mejores análisis y movimientos. Su autor dice que aun así la construcción es complicada y que ha ido resolviendo los problemas sobre la marcha (no hay un tutorial detallado). Para mi lo más relevante en este caso es el diseño y la parte mecánica, que lo hacen entrañablemente mecánico.

(Vía Red Ferret.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear