Por Nacho Palou — 28 de Noviembre de 2016

Los humanos y los robots somos especies compañeras en este planeta.

Usando cámaras y sensores (de la Xbox) situadas en el techo, este robot industrial gigante de ABB (capaz de levantar 300 Kg y moverse a 7 metros por segundo) puede ver a todo aquel que se aproxima a él y elegir con quien interactuar en cada momento, de forma «espontánea».

El robot Mimus no recurre a movimientos previamente programados: «el proyecto se basa en una combinación de datos capturados por los sensores, algoritmos de simulación que dirigen los movimientos y el comportamiento del robot, y un software propio basado en gestos.»

Madeline Gannon (la mujer que susurraba a los robots) ha creado Mimus para Autodesk, en un ejercicio que explora la interacción entre los robots y las personas. En el vídeo (con subtítulos en español) Madeline explica cuál es el planteamiento y el desarrollo de Mimus y cuál es el punto de vista de ella sobre los robots y el papel que juegan en el mundo.

El robot está instalado en The Design Museum, en Kensington, con el fin de que Mimus interactúe con los visitantes que se aproximen a él, «de manera que quienes nunca hayan visto un robot sean capaces de entender inmediatamente cómo interactuar con Mimus.»

Eso sí, por si acaso, el robot Mimus está confinado en un espacio aislado del público, en una instalación que recuerda más a la de los animales peligrosos del zoo que a la de una especie «compañera».

Vía Boing Boing.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear