Por @Alvy — 30 de Octubre de 2017

Este chisme llamado Quoboo que ya ha triunfado en Kickstarter es una mezcla entre cojín peludo, robot y gato. Sirve como mascota para calmar la ansiedad y tranquilizar los nervios –algo muy útil sin duda hoy en día– y tiene como ventajas que carece de personalidad, no produce alergias y ni caga ni mea.

Lo más divertido es que es blandito, peludo y además reacciona al tacto moviendo la cola de forma simpática. Lo denominan «una forma de terapia con cola», un término sin duda muy apropiado.

En Kickstarter ya ha triunfado consiguiendo más de 6 millones de yenes (buscaban 5) así que si la fabricación va bien pronto se enviará a los futuros propietarios. De aquí a que las mascotas robóticas dominen el mundo sólo hay un paso.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear