Por Nacho Palou — 10 de Abril de 2018

Los bio-robots creados por diseñadores del Laboratorio de prototipos y diseño de la universidad de Tokio de criaturas artificiales que se mueven imitando movimientos orgánicos, de criaturas vivas.

Más impresionante todavía es que cada prototipo está impreso en 3D como una pieza: el mismo proceso de impresión crea a la vez todas las piezas y mecanismos a modo de articulaciones; el resultado es un ser más o menos complejo y móvil que surge imitando también y de algún modo el nacimiento de una criatura viviente de verdad.

El montaje final se limita a colocar un motor eléctrico (el único componente que no sale directamente de la impresora 3D) que al girar pone en marcha las partes móviles y articulaciones del bio-robot.

Los bio-robots pueden arrastrarse, caminar, deslizarse o revolverse partiendo de un único movimiento circular (del motor eléctrico) que se transmite a través de una especie de árbol de levas y se distribuye por las articulaciones y partes móviles a partir de superficies curvas y más o menos complejas y de estructuras flexibles.

Vía Popular Mechanics.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear