Por Nacho Palou — 10 de Febrero de 2017

Los brazos robot uArm Swift y uArm Swift Pro recuerdan a una lámpara articulada de escritorio (o ya puestos, son como al brazo robot que Tony Stark tiene en mesa de trabajo) y pueden realizar una gran variedad de tareas: coger y dejar objetos, funcionar como una impresora 3D o una grabadora por láser, escribir, dibujar, abanicarte, jugar al mahjong o al ajedrez, enseñar programación,... puede programarse, imitar gestos, realizar tareas repetitivas o controlarse desde el móvil.

También puede convertirse en el ventilador más sofisticado del mundo: mediante una cámara puede hacer un seguimiento del rostro y dirigir hacia la persona un flujo de aire fresco.

La diferencia entre los modelos uArm Swift (289 dólares) y uArm Swift Pro (449 dólares) se encuentra principalmente en la precisión de movimientos de cada uno de ellos; por lo demás tienen casi el mismo tamaño e iguales capacidades. Ambos modelos se mueven en cuatro ejes con capacidad para cargar hasta 500 gramos de peso, y ambos funcionan con Arduino y son open source y modulares, lo que permite utilizar diversos accesorios (cámaras, emisores láser, sensores de color, electroimanes, sensores,...) para diferentes tareas.

Vía Engadget.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear