Por @Alvy — 17 de Octubre de 2016

Primero enseñan al brazo robótico a predecir los movimientos de un objeto y luego cómo debe agarrarlo. Armado con esos conocimientos básicos el robot Ultra-Fast está listo. La novedad dicen que es precisamente el «cómo se le enseña humanamente», lo que denominan «programación por demostración». Tiene la capacidad de hacer que el robot sea capaz de atrapar objetos de cualquier forma y con cualquier trayectoria – simplemente imitando y ajustando lo que ha aprendido.

El brazo robótico mide más o menos metro y medio, tiene tres juntas y la mano cuenta con cuatro dedos; por detrás hay cámaras y un ordenador tirando a potente capaz de realizar los cálculos a toda velocidad. Sus creadores de la EPFL lo ven realizando tareas como atrapar gente en peligro que se caiga en una obra, capturando objetos que aparecen de forma imprevista o incluso conduciendo un coche.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear