Por Nacho Palou — 4 de Enero de 2017

FF 91 Exterior 1 5a0097f5 860d 404e ba2f fd5cc318765d

Faraday Future ha desvelado su modelo FF 91, el coche eléctrico que recientemente compitió contra modelos Bentley, Ferrari, y Tesla en una carrera de aceleración de 0 a 100 km/h — camuflado, eso sí.

Según la marca se trata de su primer vehículo de producción, aunque por el momento esa producción se limita a 12 modelos y, aunque ya se puede reservar ya por 5000 dólares, las primeras entregas no están prevista para antes de 2018, año en el que comenzará a fabricarse.

Entre sus principales características están los 1050 CV de potencia a las ruedas traseras, la aceleración de 0 a 100 km/h en 2,39 segundos y una autonomía de entre 600 y 700 km. Con una cargador doméstico la carga de la batería alcanza el 50 por ciento en 4,5 horas. Con un cargador de alta potencia la velocidad de carga se reduce a una hora.

FF91 Detail Lidar 40531383 c074 46c5 9ca3 99140f45ecc1
El radar láser 3D emerge del capó.

El FF 91 es el primer vehículo de producción que incorpora un radar 3D (LIDAR), un elemento clave en los vehículo autónomos. En el modelo de Faraday Future este radar láser no está montado en el techo como es habitual ver en otros prototipos, sino que emerge del capó cuando se activa la función — y se oculta cuando no es necesario.

Además del radar 3D el vehículo está asistido por 10 cámaras de alta definición, 13 radares convencionales de largo y corto alcance y 12 sensores ultrasónicos — similares a los que se utilizan como sensores de obstáculos y aparcamiento. Los retrovisores se han sustituido por cámaras que combinan la imagen con la imagen procedente de la cámara trasera para proporcionar una imagen panorámica en la pantalla del vehículo.

FF91 Detail Camera Mirror a30df9f6 78e7 4ff4 8517 f50d4bceb423
Cámaras en lugar de retrovisores.

El techo de cristal y los asientos «inspirados en los utilizados por la NASA para gravedad cero» (los traseros se reclinan y tienen reposapiés) son dos ejemplos del equipamiento del FF 91. El vehículo reconoce al usuario por el rostro y el móvil tanto para acomodar la posición del asiento y otros ajustes personales como para abrirse (literalmente, las puertas se abren de forma activa conforme se acerca el propietario) y encenderse.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear