Por Nacho Palou — 28 de Abril de 2016

Audi-Q3-Mobility-Patinete

Audi ha dejado ver este prototipo de vehículo de «movilidad conectada» en la feria del automóvil que se celebra estos días en Pekín. Consiste en un modelo Audi Q3 que incorpora un patinete eléctrico y plegable en el parachoques.

El sistema de navegación GPS del vehículo tiene en cuenta la existencia del patinete eléctrico como un parámetro más que entra en la ecuación a la hora de calcular la ruta. De este modo, en zona urbana, el sistema puede calcular qué parte del recorrido se hará en coche y qué parte con el patinete. El sistema sugerirá el uso el patinete en caso de que el destino final sea una zona peatonal, esté congestionada por el tráfico o quede algo alejada del aparcamiento más próximo, por ejemplo.

Audi-Q3-Mobility-Patinete

El patinete toma la electricidad para cargar la batería del coche; se carga automáticamente mientras está guardado. Al sacar el patinete se puede desplegar para utilizarlo con manillar, con espacio para llevar carga o directamente como un monopatín plano. El patinete alcanza una velocidad de 25 km/h.

Por supuesto, algo así no tiene por ahora ninguna finalidad comercial. De hecho, probablemente podrías sacar el patinete del parachoques el primer día. Después ya el patinete se habría echado a perder gracias a quienes aparcan al toque — y también porque, es verdad, el parachoques es... un parachoques. Su utilidad también queda cuestionada en tanto el coche tiene capacidad para cinco pasajeros y el patinete para una.

* * *

Ford-Mode-Mwc-2015

Ford mostró hace un tiempo un concepto parecido que tenía la misma finalidad de explorar propuestas para mejorar la movilidad, especialmente en zonas urbanas.

En su caso Ford recurría a una bicicleta eléctrica como complemento para completar un trayecto que combinase circuito urbano e interurbano (el prototipo MoDe:Me) y también para facilitar el reparto de paquetes y de pequeñas mercancías en zonas urbanas (MoDe:Pro).

En ambos casos la bicicleta eléctrica se plegaba en el interior del vehículo y también tomaba la electricidad para la carga de la batería del vehículo. Del mismo modo, para completar el trayecto, el GPS del coche transfería la información del tramo final de la ruta al móvil que hacía las funciones de GPS para la bicicleta.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear