Por Nacho Palou — 20 de Febrero de 2018

El Aspark Owl es un superdeportivo eléctrico japonés que, con una potencia de 430 CV y 950 kilos de peso, pasa de estar parado a circular a 100 km/h en algo menos de dos segundos; en 1,921 segundos, en concreto (aunque la cifra “formal” son dos segundos.)

No parece el coche más cómodo del mundo (al fin y al cabo es un superdeportivo de aspecto bastante radical) y no se produce en serie: según Jalopnik habrá una producción limitada a 50 coches a 4,4 millones de dólares la unidad.

Según Aspark es Owl hace uso de ultracondensadores y no de baterías convencionales para proporcionar corriente a dos motores eléctricos, y está enteramente construido con fibra de carbono.

Sin duda el el Aspark Owl es un coche que corre que se las pela, aunque el vídeo (a partir del minuto 1:05) tampoco se recrea mucho en este aspecto. Está por ver si la diferencia de precio, versatilidad y prestaciones pueden justificar su existencia en comparación con otros deportivos eléctricos.

El récord de aceleración de momento lo mantiene el coche eléctrico de competición desarrolado por estudiantes de AMZ Racing: de 0 a 100 km/h en 1,513 segundos.

Vía Gizmodo.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear