Por Nacho Palou — 27 de Junio de 2017

FF 91 climbing pikes peak record setting 2017 19b072e5 9bf4 48d9 94fd 0509b842197e 1

Aunque el FF 91, la bestia de más de 1000 CV de potencia eléctrica de Faraday Future todavía no es un vehículo “de producción”, en teoría el modelo con el que esta marca ha participado en el Pikes Peak International Hill Climb es el mismo que entrará en producción previsiblemente el año que viene.

El ascenso a Pikes Peak, en el estado de Colorado, es una mítica carrera de competición en la que hay que ascender hasta la cima del monte, a 4300 metros sobre el nivel del mar, a lo largo de casi 20 km y sobreviviendo a 156 curvas. Actualmente el récord en el ascenso a Pikes Peak para un coche eléctrico (construido para la ocasión) es de algo menos de 9 minutos, 8:57,11. El FF 91 pilotado por el ingeniero jefe de la marca, Robin Shute, terminó con un tiempo de 11:25,083, 20 segundos más rápido que el Tesla P90D de producción “de verdad”, sin modificaciones excepto para aligerar peso, que mantenía el récord desde el año pasado.

Una ventaja de las ventajas que tienen los coches eléctricos sobre los coches con motor de combustión es que la altura no influye en su rendimiento. A 4300 metros el aire contiene menos oxígeno, lo que en un coche de combustión —que quema gasolina y aire— supone una merma en el rendimiento. Los coches con motor de gasolina también pueden verse afectados en el suministro de combustible, en tanto el desnivel del ascenso, de un 7,2 por ciento a lo largo del recorrido, y el gran número de curvas cerradas provoca que el movimiento del líquido combustible dentro del depósito provoque variaciones en el flujo de carburante que llega hasta el motor, aunque los tanques de gasolina se diseña teniendo esto en cuenta.

Fuente: Faraday Future.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear