Por Nacho Palou — 12 de Enero de 2016

El prototipo Mercedes-Benz CIAA no es del todo nuevo pero se dejó ver en persona recientemente en el CES de Las Vegas. La idea que explora es la de un vehículo que cambia de forma para resultar lo más eficiente posible — algo que ya hizo por cierto BMW hace unos años, (~2008) con su prototipo Gina, aunque en este caso la motivación era más estética.

En el caso del Mercedes-Benz algunas partes del coche cambian de forma cuando se alcanzan los 80 km/h. A esa velocidad suceden cosas como que el vehículo se alarga por la parte trasera, las llantas reducen la profundidad de la garganta, el faldón delantero se pliega y las tomas de aire frontales se cierran mientras se despliegan unas pequeñas aletas en los laterales — del estilo de las que montaba la última generación de El coche fantástico en modo superpersecución aunque algo más discretos.

Todo con el fin de mejorar el coeficiente aerodinámico del coche; esto es, mejorar la capacidad del vehículo para cortar el aire cuando circula a gran velocidad, lo que influye en su comportamiento y consumo de energía.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear