Por Nacho Palou — 22 de Septiembre de 2017

Coches tres ruedas nobe por favor si por favor

Igual que en algunas bicicletas eléctricas en las cuales puedes sacar la batería y llevártela a un enchufe, el diseño de este Nobe contempla también esa posibilidad, pero aplicado a un coche.

Es verdad que las baterías de los coches eléctricos son pesadas, muy pesadas (entre 200 y 600 Kg dependiendo de su capacidad) y lo de llevársela bajo el brazo puede sonar raro, pero la idea no es ir por la vida con la batería principal del coche sino con una batería auxiliar, más pequeña y ligera.

Conviene aclarar que el Nobe de tres ruedas de momento no es más que una idea conceptual —no tienen, ejem, ni página web—, pero la idea está ahí. Se trata de un vehículo de pequeñas dimensiones y tres ruedas (todas ellas motrices) con un diseño muy retro, que recuerda a los coches de hace cincuenta o sesenta años. La autonomía es modesta, de 160 km —la misma que tenían las primeras generaciones del Nissan Leaf y del BMW i3— y por lo que se ve en la fotos la idea es ahorrar de forma lógica e inteligente tanta energía eléctrica como sea posible, como por ejemplo prescindiendo de los elevalunas eléctricos. Que nos hemos vuelto más vagos de lo que nos podemos permitir.

Nobe elevalunas a manubrio
Sí, eso en la puerta es un elevalunas manual y es maravilloso.

La potencia de este pequeño Nobe también tiene un límite razonable para un vehículo que se va a utilizar principalmente en entornos urbanos, que es lo que hace casi todo el mundo en la vida real. Proporciona unos 60 CV a las tres ruedas, que dado el tamaño del coche posiblemente sea suficiente y puede que incluso ofrezca algo de diversión.

(Por cierto que la gente de Nobe es de Estonia, que es considerado el “Silicon Valley europeo”. No está mal para un país que cuando tu y yo éramos niños formaba parte de la Unión Soviética.)

Sobre el papel la batería principal del Nobe tendría una capacidad de 45 kW, la cual no te podrías llevar a casa porque pesará unos 200 kg o más. Pero a los pies del asiento del copiloto hay un bonito maletín marrón, con asa, que en realidad es una batería auxiliar que por sí sola proporciona 40 km de autonomía adicional. Eso sí, aunque la batería auxiliar sea más sofisticada (y costosa), con una mejor relación entre densidad y carga, probablemente su peso no baje de los 20 o 25 kg, en el límite de lo que uno puede cargar un rato antes de empezar a soltar improperios.

Bateria auxiliar que mola todo

Esto significa que, en caso de necesidad, te puedes llevar la batería a casa o a la oficina o a casa de tu madre o a donde sea y cargarla allí. Se carga con un enchufe convencional. En Jalopnik “opinan que es una fantástica solución para lidiar con la todavía-más-que-precaria infraestrcutura de recarga para los coches eléctrico” porque añade autonomía cuando la carga de la batería principal es escasa o nula. Otra cosa se lo que opine quien tenga que cargar con ella o quien se la deje olvidada en algún sitio.

Vía (y más fotos en) Jalopnik.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear