Por @Alvy — 7 de Junio de 2017

Desde tiempos inmemoriales el negocio de la publicidad se ha resumido en:

  1. Encontrar un sitio en el que no haya publicidad
  2. Añadir publicidad en ese sitio
  3. Profit!

Haciendo bueno este chascarrillo, este invento de una startup israelí que muestran en Vocativ consiste precisamente en eso – aplicado a los coches.

Dado que las ventanillas podrían convertirse en superficies en las que mostrar anuncios, qué mejor forma de «aprovecharlas» que añadirles una capa de material especial –tipo cristal líquido– y plantar un proyector en el interior del coche de modo que se muestren anuncios, convenientemente geolocalizados según donde esté aparcado el coche. Ya tenemos un vehículo convertido en una especie de valla de publicidad. Donde antes no había, ahora hay.

Al menos las ventanillas siguen manteniendo su función original y el invento «sólo funciona mientras el coche está parado y apagado». Pero tiempo al tiempo: alguien se dará cuenta de que cuando los coches circulan no hay publicidad en las ventanillas, de modo que bastaría encender el proyector para añadir los anuncios en ese mismo sitio y… Profit!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear