Por Nacho Palou — 9 de Abril de 2017

El Porsche 910 se produjo por primera vez en 1966 con motores de gasolina, uno de 6 cilindros y 2 litros (200 CV) y otro de 2,2 litros y 8 cilindros (270 CV).

50 años después la compañía Kreisel Electric ha convertido uno de esos deportivos en un coche eléctrico de un millón de euros con prestaciones dignas del modelo original: acelera de 0 a 100 en 2,5 segundos y alcanza una velocidad máxima de 300 km/h con una batería eléctrica de 53 kW, con potencia suficiente para suministrar electricidad a una vivienda convencional. Sobre el papel este Porsche 910e tiene unos 350 km de autonomía, aunque depende de cuánto se pise el acelerador.

Vía Electrek.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear