Por Nacho Palou — 16 de Diciembre de 2016

El resto de aspectos está todavía por ver, incluyendo el diseño (el de Faraday Future corre camuflado), acabados, equipamiento, características y resto de prestaciones. Y el precio.

Se supone que el regreso a los coches eléctricos tenía que con desarrollar una alternativa más limpia y energéticamente más eficiente a los motores de combutión. Irónicamente en los últimos años la carrera de los coches eléctricos tiene más que ver con eso, con la carrera; por ver “quién es más rápido” descargando la energía almacenada en las baterías.

Como sea, los progresos son buenos e históricamente las carreras han impulsando el desarrollo de numerosas tecnologías del automóvil que antes o después se han trasladado a los vehículos de calle. De forma parecida probablemente el desarrollo de coches eléctricos sofisticados, lujosos y de altas prestaciones influirá positivamente en el desarrollo de modelos más asequibles, eficientes, seguros y fiables, y con mayor autonomía.

Casi más importante, estos coches ayudan a que el público desee un coche eléctrico y que cambie su percepción acerca de estos vehículos que hasta hace poco habían sido bastante feos y birriosos, lentos de cargar y poco útiles para viajes largos. Cada vez menos esto es así: sin más lejos esta semana Lucid ha mostrado su modelo Air, con un alcance de 650 km.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees Telefónica aplica curas paliativas al juguete roto de Pau Garcia Milà La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible