Por Nacho Palou — 30 de Septiembre de 2016

Tesla s tesloop

En TechCrunch, Tales from a Tesla Model S at 200k miles [320.000 km]

A los 50.000 km el coche notificó por sí mismo a Tesla que el motor estaba funcionando a baja potencia. Tesla nos avisó de eso porque nosotros no habíamos notado ningún problema, ni pérdida de rendimiento. Pero igualmente en Tesla cambiaron el motor frontal [lleva uno delante y otro detrás] (...) Justo al alcanzar los 320.000 km el indicador de autonomía se volvió algo impreciso, marcaba 15 km de autonomía pero se paraba. En Tesla lo miraron y, según nos dijeron, los coches con un alto kilometraje entran en un modo que compensa el estado de la batería, pero el software no estaba compensando correctamente ese cambio. La reducción de la autonomía era de apenas un 6% a pesar de cargar el coche al 100% a diario. Tesla cambió la batería y recuperamos ese 6% de autonomía.

El Tesla Model S pertenece a una compañía llamada muy apropiadamente Tesloop, la cual utiliza ese coche como lanzadera entre las ciudades Los Angeles y Las Vegas. Una distancia de 425 km que prácticamente coincide con la autonomía la autonomía del Model S.

Los cambios mencionados corren por cuenta de Tesla —el coche tiene dos años, la garantía del Model S es de ocho años— así que aparte de eso Tesloop no ha tenido más que cambiar varios juegos de neumáticos (cada 60.000 km) y la batería 12 v por 190 dólares. «Ni siquiera hemos tenido que cambiar las pastillas de freno», aseguran desde Tesloop.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear