Por @Alvy — 4 de Julio de 2016

La máquina del juzgamiento moral

En esta «máquina» juzgarás lo que está bien y lo que está mal. Jugarás a ser Dios. Se llama Moral Machine y es una web con una serie de ejercicios diseñados por expertos del M.I.T. para ver qué opina la gente normal y corriente acerca de cómo deberían comportarse los coches autónomos en situaciones de vida o muerte.

En la prueba te enfrentas a un dilema, sobre el cual por su propia naturaleza hipotética sólo hay dos opciones posibles: la izquierda o la derecha. Quizá el coche haya sufrido un reventón, quizá alguien ha incumplido las normas de tráfico, quizá se trata de otro tipo de imprevisto. De modo que todo es blanco o negro: tal puedas instruir al coche para salvar a cuatro personas jóvenes frente a la alternativa de atropellar a una mujer y su bebé; la alternativa sería estampar el vehículo contra un obstáculo sacrificando al propio conductor y sus acompañantes.

Esta máquina del juicio moral es especialmente cruel: se incluyen jóvenes y viejecitos, personas comunes y «ladrones», niños y bebés de diversas edades. Por juzgar tendrás incluso que juzgar si vale más la vida de dos personas que la de tres animales de compañía, la de alguien obeso que la de alguien atlético. En algunas de las simulaciones más estrambóticas hay de optar entre atropellar a un peatón y acabar con su vida o sacrificar a cinco gatos que viajan solos en el vehículo.

Como resumen final tras la batería de preguntas la máquina escupe su veredicto: a quién sueles salvar y cómo. Quizá descubras en ti a alguien altruista que salva bebés y abuelitos o a un despiadado egoísta que protege siempre la vida del conductor a pesar de causar innumerables bajas (¡eh, al fin y al cabo es quien paga por el coche!)

Nadie dijo que fuera fácil; en cambio es cruel y despiadado. Pero nada comparado con lo que será ser el programador de estos algoritmos en un futuro cercano.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear