Por Nacho Palou — 13 de Agosto de 2016

Aquí no son muy populares, pero a los estadounidenses les encantan esas carreras del tipo «cuarto y octavo de milla» y similares — esto es, aceleración pura compitiendo por ver quién recorre en menos tiempo 400 metros, la cuarta parte de una milla, o 200 metros, una octava parte.

Hay gente que paga mucho dinero para hacer que su coche recorra esa distancia tan rápido como su presupuesto permita, por ejemplo la zona de los 13 segundos o menos. Y entonces aparece un colega con un Tesla Model S P90D de serie y se marca 10,8 segundos. El Tesla S no es barato, precisamente, pero es que el tipo ni siquiera se ha molestado en aligerar el vehículo prescindiendo de los asientos — ni lleva casco ni jaula de seguridad ni pegatinas fardonas ni nada parecido.

El récord de aceleración de un coche eléctrico está en pasar de 0 a 100 km/h en 1,5 segundos, en 30 metros. Pero se considera que el Tesla S P90D es el coche eléctrico de serie más rápido.

Y lo mejor es esto: según Teslarati muy probablemente los Tesla Model S3X montarán una batería todavía más potente, la Tesla P100D con 100 kWh y más de 600 kilómetros de autonomía.

Vía Road & Track.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear