Por Nacho Palou — 20 de Septiembre de 2016

Expertos chinos en seguridad del Keen Security Lab, muestran en este vídeo el nivel de control que llegaron a tener sobre un Tesla Model S –a distancia— siendo capaces de interferir las pantallas, actuar sobre las cerraduras, el techo solar, los limpiaparabrisas, faros y retrovisores, el portón del maletero,... incluso fueron capaces de aplicar los frenos de un Tesla desde varios kilómetros.

A estas alturas Tesla ya ha resuelto la vulnerabilidad a través de una actualización del software de los Model S, motivo por el cual el equipo de Keen Security Lab ha hecho público el vídeo.

Según Tesla «la vulnerabilidad sólo se podía aprovechar cuando estaba en uso el navegador web del vehículo y estando físicamente cerca del coche», aunque los investigadores muestran que es posible transferir el control del coche a otro ordenador situado a kilómetros de distancia.

Para demostrarlo, en el vídeo el equipo de hackers pasa el poder a un colega suyo que está en las oficinas de Keen Security Lab, quien desde allí «pisa» el freno del coche en el cual circulan sus colegas.

Vía New Atlas.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear