Por @Alvy — 7 de Agosto de 2017

Los dummies tienen un encanto especial. Aquí los tenemos haciendo de las suyas: básicamente colisionando y sufriendo aparatosos accidentes y desgracias, en este caso evitables. Niños, ¡poneos siempre los cinturones!

Y es que tal y como recuerdan en este vídeo de YouCar los cinturones de seguridad salvan vidas y además son obligatorios en todos los asientos del vehículo. Básicamente porque tanto a los que van delante como a los que van detrás se les aplican las mismas reglas de la física en caso de accidente: inercia, fuerza… en fin, esas cosas. En España son obligatorios en carretera desde 1974 y en ciudad desde 1992 (con mínimas excepciones). Y en los asientos traseros desde 2002.

Un cinturón de seguridad puede aguantar una fuerza de 3.000 kg con la deformación adecuada –tanto o más imporatante– como para salvar a la persona que lo lleva puesto. Tal y como se puede ver en el vídeo la diferencia entre que el pasajero de atrás lleve o no lleve el cinturón puesto es, literalmente la vida o la muerte. No sólo para él sino también para el conductor.

Mucha gente cree que sólo es importante que los niños lleven el cinturón cuando van en la parte de atrás del coche, o que no es obligatorio llevarlo (¡llevan 25 años siendo obligatorio!) También se tiende a pensar que en los taxis, übers y similares es «opcional» (no lo es). En España más o menos el 40% de los ocupantes dicen viajar sin cinturón de seguridad al ir detrás; en otros países como Estados Unidos llegan a ser el 90%.

§

¡Ah! Un consejo de seguridad extra por aquello de que estamos en verano: no se debe poner una toalla debajo del asiento (ni usar pinzas, pretensores o cojines). En caso de accidente la inercia desplazaría a la persona hacia adelante, pero habría demasiado holgura. De modo que podría «colarse» por debajo del cinturón abdominal y sufriendo un accidente si cabe más aparatoso. Es lo que se conoce como efecto submarino.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear